Y tercer juego a buen precio que nos trae Konami (al menos de los que a mi me interesan). Ya salió el NeverDead (que aún tengo que comprar), el Blades of Time (Ayumiiiiii) y ahora cae en mis manos la nueva entrega de Silent Hill, saga creada para PSX hace muchos años y de la cual ha salido a la vez que este, una reedición en HD de la segunda y tercera parte que dejan mucho que desear.

En este caso la encargada de traernos un nuevo capítulo de Silent Hill es la compañía checa Vatra Games, los cuales ya habían realizado un trabajo anteriormente para la compañía japonesa con Rush & Attack: Ex Patriot, el cual era una nueva entrega de lo que aquí conocimos como Green Beret. Quizás os preguntéis si los checos han estado a la altura de la saga, y la verdad es que después de ver las anteriores entregas, para mi que en parte si que lo han estado.

Historia

Murphy Pendleton es un preso en una cárcel de alta seguridad, una persona que sigue las órdenes de un guarda para conseguir lo que quiere en la prisión en la que está, incluyendo asesinatos de otros internos que este le ordena. Pero detrás de todos esos sucesos de los que nadie sabe quien es el responsable, a cara del alcaide y de los demás guardas es un preso ejemplar, por lo que será transferido a otra prisión. 

Cuando van en el autobús y pasan por las afueras de Silent Hill sufren un accidente en un bosque, y aparentemente solo sobrevive Murphy, el cual se pondrá a buscar una forma de salir del bosque, pero poco a poco verá que la única manera de salir de allí será la de adentrarse en las minas Gillespie y llegar a la ciudad.

Pero muy pronto Murphy verá que lo mejor era haberse quedado en la prisión en la que estaba ya que no tardará en cruzarse con extrañas criaturas que lo atacan y algunas de las calles de la ciudad están cortadas por una enorme grieta que hace imposible su paso por esa zona. Es como si la ciudad hubiese tomado vida y guiase sus pasos hacía un destino que el desconoce.

Quizás lo peor que pueda ocurrir es que la ciudad a veces sufre una metamorfosis en un lugar un poco diferente absorbiendo todo lo que se encuentra a su alrededor como si de un agujero negro se tratase.

¿Qué es lo que habrá hecho Murphy en su pasado como para que Silent Hill lo atraiga hacia sus entrañas?

Gráficos

No voy a decir lo que mucha gente dice, que los gráficos de este Silent Hill son una puta mierda (¿?), está claro que no todas las compañías saben hacer juegos triple A y que no tienen tantos recursos como puedan tener otras compañías, el motor gráfico de Vatra Games cumple perfectamente y se ve una ciudad bien modelada y algunos efectos que a mi personalmente me han gustado, como que la ropa de Murphy se moje cuando entra al agua solo hasta donde ha entrado.

Como he dicho, los escenarios de la ciudad están bien modelados y en algunos interiores podemos ver muchos detalles. También es verdad que algunas texturas no tienen la calidad que deberían, pero en general no están nada mal.

Quizás, lo peor de todo esto sean los insufribles tiempos de carga que, incomprensiblemente, tendremos cuando vayamos caminando por un pasillo, cambiando el ángulo de cámara o entrando en la esquina más recóndita de un jardín. Tiempos de carga inexplicables y que, por suerte, nunca me ha ocurrido enfrentándome a un enemigo. Así que habrá veces en las que estemos caminando, giremos la esquina de un pasillo y se ponga a grabar/cargar, apareciendo segundos después estampados contra una pared.

También hay que tener en cuenta que el juego no está exento de bugs y que normalmente no suelo encontrarme ninguno, pero en esta ocasión en la partida que jugué me aparecieron dos. Uno al principio del juego, cuando Murphy baja en ascensor a la zona de las duchas. Al acabar el vídeo en el que llega abajo se ve como sale del ascensor, y cuando empiezas a controlarlo en teoría debería estar fuera, pues bien, el personaje seguía dentro y con la cabeza un palmo por encima de la puerta… salgo del ascensor y llego a la zona de las duchas donde el guarda dice que abras una puerta y dentro encontrarás un regalito en un banco. Pues bien, no había manera de abrir la puerta, no aparecía lo de “pulsar el botón A” en ningún momento por lo que tuve que reiniciar la partida.

El segundo y último es el que pudistéis ver en el vídeo que puse en el primer Hikikomori Paradise, en el que después de romper las maderas de una puerta, grabar y posteriormente cargar partida, reconocía como que las maderas ya estaban rotas, pero sin embargo seguían apareciendo.

Imagen de previsualización de YouTube

Quizás, el último bug… sea el diseño de los enemigos, diseños que a excepción de uno clavado en una rueda y que escupe sangre por el estómago que lo tiene abierto en canal y el jefe final, no me cuadran mucho y me recuerdan más a los fantasmas que nos encontrábamos en Silent Hill 4. Tendremos a una mujer llena de vendas y que por lo menos son treintillizas, las maniquís, las mencionadas ruedas, unos bichos muy altos que están medio bien, unos hombres lobo con bozal que nos atacarán a ostias y patadas y por último unos presos tatuados que serán sus amos.

Jugabilidad

Como dijo, quien coño quiera que lo dijo, vamos por partes. En el juego lo que más destaca será la exploración que tengamos que hacer por Silent Hill y que nos llevará a realizar algunos puzles para poder continuar. Hay que decir que hay puzles de todo tipo, desde las cajas fuertes en las que no habrá huevos de descifrar la contraseña ya que no nos la dan en ninguna parte y que no son esenciales para continuar la partida, ya que normalmente nos darán munición y poca cosa más, o los que tendremos que conseguir objetos por todo el escenario para poder continuar.

Hay que decir que uno de estos puzles es el de Hansel y Gretel y que debe ser con diferencia el mejor de todo el juego e incluso al nivel de otros de la saga como el maldito del piano en la primera entrega. Es un puzle que seguro que os encantará a los que juguéis el juego, tanto por su realización, como por el resultado final del mismo.

La jugabilidad sin embargo cambiará cuando el mundo real se transforme en el otro mundo, y sucederá algo parecido a lo ocurrido en Shattered Memories, en la mayoría de sus secciones, tendremos que huir y en muy pocas podremos movernos libremente buscando algo o accionando algún interruptor. En este caso no serán criaturas las que nos persigan en el otro mundo, si no que será una especie de agujero negro que irá absorbiendo todo lo que pille en su camino.

Sinceramente hay un momento en el juego que me parece brutal, y es una escalera infinita que parece que nunca se acaba, o otros momentos en el que huyendo de la luz vamos a llegar al final de un pasillo y vemos como de repente se alarga y tenemos que volver a alcanzar el final del pasillo para continuar.

Puede que lo peor del juego en este sentido sea su nefasto sistema de combate en el que quizás la mejor opción acabe siendo la más lógica en estos casos: HUIR, y es que cuando nos enfrentemos con más de dos enemigos a la vez, será muy chungo acabar con ellos (al menos en nivel difícil) y eso, al final del juego, si hay puzles de por medio se complica aún más. Para colmo, habrá momentos en los que lloverá mucho (que eso mola) y si antes ya era complicado luchar contra dos enemigos a la vez, imaginaos lo que será enfrentarte a cinco. Para detener la lluvia lo más sencillo será entrar en cualquiera de los edificios de los pocos que podemos entrar y al salir ya habrá dejado de llover.

Hablemos ahora de esos edificios, ya que normalmente no estarán vacíos y en ellos podremos realizar lo que es novedad en esta entrega, las misiones secundarias y que normalmente son puzles en las mismas casas o que nos dan alguna pequeña pista de a donde ir para completarlo. Hay algunos que están geniales, otros que nos llevará a recorrer todo el mapeado y otros que nunca encontraremos la contraseña necesaria ni sabremos lo que hacer. Pero una cosa es cierta, es algo novedoso en la saga y hay algunas misiones que están bien, eso sí, no os esperéis grandes premios por solucionarlos, ya que normalmente y como ya he dicho más arriba, lo que suelen darte es munición o botiquines (ya podrían haber dado algún traje o arma especial…)

Una de las cosas que han hecho en esta ocasión, ha sido lo contrario a lo que pudimos ver en Silent Hill Origins, y es que en esta ocasión Murphy no contará con un enorme bolsillo en el que pueda guardar cuatro teles, 6 patas de cabra, 3 pies para el suero, unas cuantas llaves inglesas… no, en esta ocasión solo podremos llevar equipada un arma que llevaremos en las manos, y una pistola que podremos desenfundar cuando queramos. Además, las armas se romperán con el uso, por lo que a veces nos veremos desarmados contra nuestros enemigos, pero como he dicho: HUID.

Sonido

El juego cuenta con un tema principal que no está a la altura de Hometown de Joe Romersa y ya no digamos de mi favorita, el You’re not Here con Melissa Williamson para la tercera entrega, dos temas compuestos por el genio Akira Yamaoka, el cual ha estado toda la saga, hasta ahora, tras la música de la saga, lo único que se salvaba en los últimos. Ahora, para esta ocasión han tenido la brillante idea de contratar a Korn para que diese su toque personal con una canción que, creo, han creado para la ocasión.

Una de las cosas que más podría asustarnos en un principio era la ausencia de Akira Yamaoka, que después de escucharlo en el genial Shadows of the Damned con temazos como As Evil of Dead, pensábamos que lo echaríamos de menos. Es cierto que Daniel Licht no es Yamaoka, pero tiene un buen curriculum, como la banda sonora de Dexter. Y ojo, que para mucha gente incluso puede estar por encima de la banda sonora del japonés. El resto de la banda sonora esta a un buen nivel y en muchas ocasiones los temas ambientales de Daniel Licht nos recordarán mucho a los de Akira Yamaoka.

Por ejemplo tenemos este tema en el que en un momento podemos escuchar coros realizados por Mary Elizabeth McGlynn, la cual ha estado siempre muy ligada a la banda sonora de la saga, cantando casi todas sus canciones, además de las del mencionado Shadows of the Damned. En muchas de esas canciones se la conocía más como Melissa Williamson y, acojonante, es la voz de Maria en el nuevo doblaje de Silent Hill 2 (para que luego critiquemos, y yo el primero, el nuevo doblaje…)

Imagen de previsualización de YouTube

Opinión

Lo que menos me ha gustado del juego es el peso de los personajes secundarios que van apareciendo a lo largo de la aventura y que si no los hubiesen puesto no pasaría nada. Tanto el cartero, el locutor de la radio, la monja o la niña, no pintan absolutamente nada en el juego, te salen y después, sin ninguna explicación, dejas de saber de ellos durante el resto de la aventura. Quien si juega un papel más relevante en la historia será la agente Cunnigan, una policía que parece que se la tiene jurada a Pendleton o al que yo llamo Thor, un personaje de más de dos metros de altura con una máscara antigas y armado con un enorme martillo con el cual partirá la tierra en dos cuando ataque y que, sinceramente, es de lo mejor del juego (además de que me recuerda un poco a Raincoat Killer del genial Deadly Premonition)

"Fíjate bien en mi cara, porque será la última vez que me veas y ni sabrás que hago aquí."

Lo que más sufrí en el juego fue con la última pantalla, y no porque el juego tuviese un gran bajón respecto a otros momentos de la aventura (que también), si no por la dificultad de enfrentarme a varios enemigos a la vez mientras tenía que realizar un puzle. La recta final del juego es increíble y ves el porque de la aparición de algunos personajes (algunos como he dicho desaparecen porque sí) o de ese extraño jefe final, que junto a los enemigos de las ruedas que ya he dicho, llamados Wall Corpse, es lo que más recuerda a un juego de la saga.

El juego también tiene un buen detalle, y es que la mayoría de los carteles o letreros que veamos por Silent Hill estarán completamente traducidos al castellano, un detalle que se agradece mucho. También encontraremos canciones de otros Silent Hill a modo de guiño, e incluso (pude verla gracias a Rub) la habitación del The Room, aunque ya sabemos que no estaba en la ciudad, si no en South Ashfield.

Ya sabéis, si no sois muy fanboys de la saga y no echáis las tripas como los Wall Corpse cuando habláis del juego, y además echáis de menos el género del Survival Horror, Downpour cumple ya que habrá momentos de angustia en los que con tanta oscuridad no sabrás si te va a salir algún enemigo a la vuelta de la esquina, lo mejor de todo, es que prácticamente nunca acaban saliendo…