La verdad es que ya no se como llamar a estas películas, ya que pone por ahí que es un thriller, pero la de No Mercy o I Saw The Devil también lo era y eran completamente distintas, esta se parece más a A Dirty Carnival o a Infernal Affairs que a cualquiera de esas dos, este género tendría que llamarse Crímen y listos.

La película me ha gustado y tiene bastantes cosas interesantes, con algún que otro giro en el guión, aunque también he de decir que en algún momento se me ha hecho lenta para las dos horas y cuarto que dura la película, dirigida por Park Hoon-jung, el cual es director de la mencionada más arriba I Saw The Devil, aunque también rodó The Showdown en el 2011. Después de verlo en Oldboy y hace poco en Crying Fist, Choi Min-sik hace del jefe del protagonista.

Historia

Han pasado ocho años desde que el oficial de policía Lee Ja-sung se infiltrase en un sindicado del crimen en continuo crecimiento llamado Goldmoon y con el tiempo se ha convertido en la mano derecha de Jung Chung.

Jung Chung saludando a Ja-shung en el aeropuerto.

El trabaja con miedo cada vez que se descubre a algún topo en la organización y este acaba hundido en un barril lleno de cemento en medio del mar. A pesar de que el quiere salir, su jefe Kang, lo obliga y amenaza con continuar, prometiéndole que ya queda menos para que acabe su misión mientras que es vigilado por una compañera.

Es entonces cuando el jefe de Goldmoon muere en un accidente de tráfico, la policía se prepara para lo peor y crearán la Operación new World para intentar aprovecharse en el momento de debilidad del sindicato en ese momento, mientras que los distintos jefes de las distintas familias lucharán para conseguir ser elegidos como el nuevo jefe del sindicato mientras que Ja-sung se verá cada vez más envuelto entre las peleas entre familias y se le presentará una duda, ¿de que lado está, del de la policía o del de la familia con la que ha estado tantos años?

No podrá confiar ni en su jefe.

Opinión

Quizás lo que he echado de menos es que se explique mejor lo del accidente, se sabe que fue provocado, pero poco más se sabe, aunque puedas intuir quien es el que lo provocó, sucede tan al principio que pasa a un segundo plano en seguida.

Una de las cosas que más me han gustado es el funeral del jefe, y es que me ha recordado mucho al que pudimos ver en el primer juego de la saga Ryu ga Gotoku, una especie de templo con farolillos y lleno de coches negros… otra de las cosas que me han gustado es que el protagonista no confíe en la policía y que ni siquiera su jefe le ofrezca el apoyo necesario llegando incluso a amenazarlo por si se ha pasado al otro lado.

Ja-sung correrá un gran peligro.

Sin duda una buena película que deberíais ver si os gustan las películas de mafias, aunque como siempre recomendaré por encima de esta la de Scarface con Al Pacino y ya en el cine surcoreano la que he comentado al principio, A Dirty Carnival, eso si, es una buena película del género y bastante entretenida. Quizás le hayan faltado ostias más contundentes.