Otra película koreana digna de ver y sobretodo si, como a mi, os gusto The Chaser a la cual se parece mucho en el planteamiento. Una película de las que solo los surkoreanos saben hacer últimamente y que te mantiene pegado a tu asiento esperando a ver que es lo que va a suceder.

Si no habéis visto The Chaser, ni esta I Saw The Devil y os gustan los thriller policiácos sin importaros su nacionalidad (y que de momento tienen más ideas que los americanos que últimamente solo copia algo para hacer algo bueno) no dejéis de verlas.

Historia

En una fuerte nevada en la que Joo-Yun ha sufrido un pinchazo en su coche en medio de tan gran tormenta de nieve hace una llamada a su novio Soo-Hyun, miembro del Servicio de Inteligencia (NIS), a través del móvil mientras espera a la grua.

Durante su conversación teléfonica con su novio un extraño con una furgoneta para en el arcén y se acerca a Joo-Yun para ofrecerle ayuda para cambiar la rueda a lo que la chica siguiendo los consejos de su novio decide no abrirle la puerta.

Tras acabar la llamada el extraño rompe los cristales del vehículo con un martillo y después de darle unos cuantos golpes a su víctima se la lleva en su furgoneta hasta su casa, lugar donde cometerá el brutal asesinato descuartizándola para después tirarla al río.

Así que después de descubrir tan brutal asesinato, Soo-Hyun decide pedir unos días de vacaciones. Sus intenciones no serán otras que la de dar caza al asesino y hacerle sufrir mucho más de lo que su prometida sufrió antes de morir, convirtiéndose en un demonio para acabar con otro demonio.

Opinión

Creo que con este pequeño extracto que he puesto de la historia no es suficiente para ver lo grande y brutal que es esta película con unas interpretaciones muy buenas y para nada exageradas.

Entra de lleno en mis películas koreanas favoritas, aunque como siempre, volverla a ver ya no supondrá ninguna sorpresa respecto al primer visionado, pero como con esta película eso pasa con todas.

Si podéis echarle un vistazo, no dudéis en verla.