Como cada poco tiempo, Electronic Arts nos saca un nuevo juego de la Saga Need For Speed, siendo este The Run, el segundo que sale este año después del Shift 2 Unleashed. Para esta ocasión, y a diferencia del Hot Pursuit, que salió exactamente hace un año, EA ha contado con la compañía Black Box para la realización del título.

También he de decir que el juego no llega a las cotas de calidad de Hot Pursuit, pero sin embargo tiene algunas cosas que hacen del juego algo diferente en el mundo de los juegos de conducción, detalles que por lo menos a mi me han gustado. Como por ejemplo contar con una historia y con un camino a seguir.


Historia

A punto de morir aplastado en su Porsche Carrera 4Sen la trituradora de un desguace, Jack consigue huir por los pelos de la mafia para posteriormente encontrarse con su amiga Sam, la cual le propone un trato con el cual poder pagar sus deudas y así poder vivir una vida tranquila. Embarcarse en una carrera

Jack no duda en aceptar la proposición y muy pronto se verá envuelto en una carrera ilegal contra los mejores pilotos que le llevarán desde San Francisco hasta Nueva York. Para ganar tendrá que vencer a más de 200 pilotos durante ese trayecto mientras que evita a la mafia y a la policía, la cual intentará detener la carrera a toda costa.

Jugabilidad

Como todo juego de coches que se precie… controlamos un coche, vehículo a motor a cuatro ruedas con el que tendremos que ganar las carreras siendo más rápidos que nuestros rivales. Para ello se nos propondrá ganar unas cuantas posiciones en cada tramo de carrera y tendremos que llegar primeros, no valdrá llegar segundos o hacerlo peor.

Lo interesante será que no solo tendremos que competir con nuestros rivales, si no que a veces nos enfrentaremos a la policía o a la mafia que irán disparándonos desde un helicóptero. También tendremos que esquivar el tráfico que vayamos encontrando en las carreteras o autopistas, pero a parte de eso, nos encontraremos con algunas pantallas en las que tendremos que esquivar aludes de nieve y rocas en la carretera mientras van destruyendo con cargas explosivas la montaña.

Pero no solo llevaremos un vehículo de cuatro ruedas, si no que habrá algún momento específico en la historia en la que controlaremos a Jack, aunque no lo haremos mediante el stick ni la cruceta, si no que lo haremos mediante QTE (Quick Time Events) que nos permitirán zafarnos de policías, perros, realizar saltos o huir en el último momento de nuestro accidentado coche.

Quizás, uno de los puntos más flojos en cuanto a jugabilidad sea el de las explosiones en cámara lenta de nuestros perseguidores, tanto policía como mafia. Es cierto que es algo espectacular, pero hay que tener en cuenta de que la carrera continua mientras eso ocurre y que si bien el coche tomará las curvas por nosotros en esos momentos, en otras ocasiones ocurrirá que cuando tengamos que tomar el control a altas velocidades nos aparezca algún coche o obstáculo enmedio con el que terminaremos estrellándonos.

¿Seguimos con los fallos de la jugabilidad? Pues aquí tenemos otro, habrá veces (no todas) en las que si nos salimos aunque sea un metro del recorrido de la carretera, el juego rebobinará automáticamente hasta el anterior punto de control como si hubiésemos hecho algo catastrófico y sin saber muy bien el porque, osea que solo podremos recortar camino por los atajos que nos propondrá Black Box, pero si nos desviamos lo mínimo del recorrido que ellos quieren que realicemos, seremos penalizados.

Lo de rebobinar también podremos hacerlo nosotros manualmente si pulsamos el botón Back (supongo que Select en PS3) si vemos que hemos perdido algo de tiempo chocándonos contra algún dominguero que en ese momento iba de picnic con su familia y así poder hacerlo bien en esa ocasión, Sea como sea, tendremos un total de cinco rebobinados y cuando se acaben tendremos que volver a empezar de nuevo ese tramo.

El juego constará de un total de 10 fases y todas serán distintas carreteras que nos llevarán desde San Francisco hasta Nueva York pasando por Las Rocosas o por las afueras de Chicago. Durante nuestro recorrido, además de los corredores normales, nos apareceran otros rivales que serían algo como los jefes de Fase y que realmente acaban siendo masillas igual que los pilotos normales, cosa que le quita un poco la gracia y más si durante el juego, aunque hayamos logrado ganarlos, volverán a aparecer en otras posiciones. En ocasiones tendremos que recuperar tiempo que hayamos perdido llegando a la máxima velocidad a puntos de control o simplemente evitar a la policía o a la mafia. Pero no temáis, la policía no será tan hija de puta como en Hot Pursuit y será muy fácil evitarla, incluso los controles también serán faciles de traspasarlos y no contarán con contramedidas para evitar que pasemos por ellos.

No solo tendremos el modo historia, si no que el juego también contará con el Modo Desafio, en el que tendremos que realizar carreras con el coche que nosotros querramos (y que tengamos desbloqueado) y el Modo Online, del que no puedo hablar ya que ni siquiera lo he jugado por causas ajenas al que analiza esto… bueno sí, el juego para la prensa no cuenta con el Pase Online, una de las grandes cagadas en el mundo de los videojuegos, pero bueno, si es pa tocar los cojones tampoco me importa, lo analizo sin él y listos, el juego tiene buenas cualidades en el modo de un jugador, aunque una de esas cualidades no sea precisamente la duración, ya que el juego dura… atención, dos horas y media es lo que me ha durado, incluso menos que el Kane & Lynch 2.

El juego sigue teniendo el fantástico Autolog con el cual podremos competir con nuestros amigos que también dispongan del título e intentar batir sus records, todo un acierto que a mi me gustó también en el Hot Pursuit y que como los juegos en circuito cerrado no me gustan, no se si también estaba disponible en Shift 2.

Gráficos

Gráficamente le noto un buen bajón respecto al Hot Pursuit a pesar de que Black Box tiene experiencia en la saga y a utilizar el motor gráfico Frostbite 2. En temas de partículas lo veo algo peor, aunque me sigue gustando la forma en la que se rompen los cristales al accidentarnos. También hay que tener en cuenta de que estoy hablando de la versión de XBox 360 (aunque también hablase de la versión de esta consola en el anterior que jugué) y que lo más seguro es que la versión de PC presente mejoras igual que ocurre con Battlefield 3.

Una de las cosas que más me han gustado gráficamente, son algunos de los escenarios del juego, como la pantalla de la nieve y otra en la que la carretera está llena de hojas y salen volando al paso de nuestro vehículo.

El modelado de personajes es más que correcto en los vídeos del modo historia, pero cuando pasamos al modo carrera pierden toda calidad pareciendo simples muñecos recortados que por suerte solo veremos en el modo foto y no se notará tanto mientras estemos jugando.

Con el modelado de coches y la destrucción de los mismos tampoco veo ningún problema y los veo bastante decentes, además de que uno de los coches que dejan elegir al principio es un Datsun Fairlady Z 240… uno de mis coches preferidos (quizás por la serie Wangan Midnight) y que está perfectamente recreado. De todas formas la mayoría de coches solo podremos elegirlos en el modo desafío y no en el modo historia, donde solo podremos elegir entre unos diez vehículos en total (sin contar que si no tienes edición limitada será alguno menos)

Sonido

Para el sonido los de Black Box se lo han currado bastante y grabaron individualmente los sonidos de todos y cada uno de los vehículos que aparecen en el título, por lo que veremos como cada coche tiene un sonido de motor diferente que los diferencia unos de otros.

También tenemos los efectos de sonido, como los choques, derrapes, impactos de bala de ametralladora, sirenas de la policía y como no, un buen doblaje que nos mete de lleno en la historia que nos trae EA para este nuevo Need For Speed.

Opinión

 Volvemos a tener un Need For Speed de carreras ilegales, pero en este caso le falla algo, por un lado tenemos un modo historia muy corto y una historia que si bien tampoco está nada mal, tampoco es que sea uno de los mejores guiones que se han podido ver, pero que al menos hace que el juego no sea tanto follón como el que pudimos ver  en el Hot Pursuit en el que a veces no quedaba muy claro cuales eran las carreras que nos quedaban por correr.

El juego no es que esté tan mal, pero sinceramente hay tantos buenos títulos de coches últimamente y que el anterior juego de la saga salió hace un año, que hacen que este The Run pierda respecto a esos otros juegos por muchos puntos. Como he dicho tiene algunas cosas buenas y que están muy bien implementadas en el juego, pero la escasa dificultad con los obstáculos e impedimentos que nos encontramos en nuestro viaje por tierras norteamericanas hace que no acabemos de disfrutar el juego como deberíamos.

Eso sí, como en todo Need For Speed que se precie, las tías que han pillado para modelar los personajes del juego no estan nada mal.