Me encanta el thriller surcoreano, las últimas películas de este género que más me han gustado provienen de ese país, The Chaser, I Saw The Devil, The Yellow Sea… aunque The Nameless Gangster no me gustó tanto, Memories of Murder es una de las que se me habían escapado, una película del año 2003 de Bong Joon-ho, el mismo director de The Host y que, a pesar de que tenga algunas carencias, no ha estado mal para pasar el rato.

Supongo que tendré que verme Mother del mismo director de la cual he oído hablar alguna vez  y ha sido para bien, y como es de este director le daré una oportunidad a ver si es verdad que merece la pena.

Historia

Es el año 1986 y en una pequeña aldea rural aparece muerta una chica con signos de haber sido violada, pero los detectives asignados al caso son incapaces de encontrar ninguna pista, por lo que intentarán inculpar a Baek Kwang-ho, un chico con deficiencia intelectual, al cual parece que le gustaba la chica. Para ello lo someterán a diferentes torturas hasta que confiese el crimen.

La primera víctima.

Pero llegará Seo Tae-yoon, un detective desde Seul, que chocará con los métodos utilizados por el detective Park y su compañero y llevará la investigación por su parte descubriendo nuevas pistas que desbaratan las aportadas por los detectives del lugar y haciendo que la prensa y sus superiores confíen más en Seo que en ellos.

Al haber habido diferentes asesinatos en las mismas circunstancias, el detective descubrirá que todos ocurrieron en noches lluviosas y que las víctimas llevaban alguna prenda roja.

Interrogando a Kwang-ho.

Opinión

Lo que me ha costado encontrar la imagen de cabecera para la entrada de esta película, es que el mejor póster de los que hay y el más grande mostraban una foto muy determinante para el caso… así que buscando al final he dado con la que he puesto que me parece más adecuada.

La verdad es que me ha parecido entretenida y no se me ha hecho nada pesada, aunque he de decir que me esperaba más del final, un final que fuese más conclusivo y no lo dejase tan abierto. Aunque quizás se deba a que está basado en un hecho real en la provincia de Hwaseong y que nunca fue resuelto, siendo este el primer caso con un asesino en serie en el país.

El detective Park echando un trago.

Para pasar el rato no está mal y como thriller se deja ver bastante bien, aunque aún le queda mucho para llegar a ser de lo mejor de este género que ha salido de Korea del Sur a pesar de las buenas críticas y acogida que tuvo la película. A mi por lo menos el actor principal, Song Kang-ho, me cae bien y suelo verlo en bastantes películas, como Hindsight o en Secret Reunion, de las que ya hablé por aquí hace un tiempo. También lo vi en Howling y en una que me pareció un coñazo llamada Thirst de Park Chan-wook, director de la trilogía de la venganza.