Si ahora está de moda hablar de Deadly Premonition por la salida de la versión The Director’s Cut de PS3, creo que debería hablar de una de mis frikadas favoritas de PS2, Spy Fiction, pero antes de eso hablemos de su creador.

Swery65 es uno de esos genios de los que nadie o casi nadie sabe nada de él, fundador del estudio Access Games y que trabajo en diferentes proyectos conocidos de otras compañías entre los que se encontraban las dos entregas de The Last Blade de SNK, Tomba! 2 o el Extermination de PS2.

Así que no os extrañéis de que, viendo su primer título desde la creación del estudio en el 2003, la compañía realizase un juego de infiltración copiando las bases de Metal Gear y mezclándolas con series o películas como Misión Imposible e incluso James Bond. Hay que tener en cuenta de que algunos de sus componentes habían trabajado para Kojima Productions, otros venían de  Whoopee Camp, los creadores del mencionado Tomba! 2 y otros provenían de Deep Space, la compañía que realizó el Extermination y es que Swery65 arrasaba con todo por lo que parece ser y con la gente que conoció en esas compañías fundó la empresa.

Aunque pueda parecer raro, Spy Fiction, tal y como habréis visto por la imagen de cabecera de la entrada, contaba con los diseños de un famoso ilustrador, sin duda Range Murata no es un desconocido, y tiene en currículum los diseños de varias series de animación como Last Exile o Ao No Roku Go y los diseños de un juego de lucha también bastante conocido, Power Instinct de Atlus/Factory Noise. y hay que decir que sus diseños estaban muy bien plasmados en el juego.

Bishop, Sheila y Nicklaus de PHANTOM.

En Spy Fiction nos daban la posibilidad de controlar a dos espías, Billy Bishop y Sheila Crawford del equipo PHANTOM de la organización S.E.A. (Special Execution Agency) y teníamos que evitar que un grupo terrorista utilizase unas armas biológicas con la ayuda de varios gadgets y artilugios propios de las películas de espías, además de poder disfrazarnos de nuestros enemigos o de civiles, algo que le daba aún más variedad al juego.

Gráficamente el juego sorprende para ser de PS2, no porque gráficamente sea la ostia (aunque a mi me gusta) si no porque parece que con unas texturas en HD en la actual generación tendría mejores gráficos que Deadly Premonition. Y es que los diseños de Range Murata se ven perfectamente recreados en el juego.

Sheila vestida de civil.

En cuanto a sonido, las músicas no están mal, el doblaje al inglés tiene un suficiente «pelao» y, lo peor de todo, los subtítulos en castellano parece que lo haya hecho la becaría de alguna compañía española porque a veces dicen una cosa en inglés y en nuestro idioma pone una distinta.

Un gran juego para PS2 que muchos no conocerán, otros dirán que es una mierda porque copia a Metal Gear y otros, como yo, lo disfrutarán de principio a fin, sobretodo poniéndole vestiditos a Sheila.