Ya ha pasado mucho tiempo desde el 2009, año en el que el desaparecido Pandemic Studios realizase su último título, The Saboteur, un juego que nos llevaba a la París ocupada por los Nazis en 1940 y que, tras leer varias opiniones positivas sobre el juego decidí hacerme con él.

He de decir que las opiniones de conocidos y el último comentario de Zer0sith que se lo estaban recomendando mucho hicieron que me decidiese por su compra y que no decepciona nada, también hay que decir que en su jugabilidad y variedad me ha gustado más que el reciente Sleeping Dogs, aunque por desgracia salió con audio y subtítulos en completo inglés, algo que parece mentira, pero suele hacer EA con juegos que no son de sus mas queridas, y rentables, franquicias.

Historia

Sean Deblin es un conductor irlandés el cual trabajó anteriormente como mecánico. Ahora está en el Grand Prix de Saarbrücken en el que se dispone a realizar una carrera montado en su veloz coche apodado el Aurora.

Durante la carrera y justo en la última curva consigue adelantar al coronel alemán Kurt Dierker,  y esté al ver que va a perder la carreta saca su Luger y dispara a las ruedas del coche de Sean haciendo que este pierda la carrera y proclamándose campeón.

Sean está a punto de atacar a Dierker, pero sus amigos lo detienen. Por lo que esa misma noche, junto a su amigo Jules, decide infiltrarse en la base alemana y cargarse su coche, pero son pillados infraganti por Franzisca, la mano derecha del coronel y son apresados.

Confundidos por espías británicos, son torturados por el coronel y mientras que Jules es asesinado, Sean queda inconsciente. Cuando recupera el conocimiento consigue escapar y ve que las fuerzas alemanas están tomando la ciudad y consigue huir con Vittore y con Veronique, la hermana de Jules.

Ya en París, sintiéndose culpable por la muerte de su amigo, estando en La Belle Du Nuit, donde se esconden de los nazis, es contactado por Luc Gardin, un antiguo escritor que desde la ocupación nazi es el líder de la Resistance y le propone a Sean que se una a ellos para echar a sus enemigos de la ciudad.

A pesar de que en un principio se niega, su odio por el enemigo es tal, que acaba uniéndose a la Resistance, y gracias a su conocimiento con los explosivos será de gran ayuda para esta, siendo su principal objetivo el acabar con el asesino de su mejor amigo, Kurt Dierker.

Jugabilidad

The Saboteur coge lo mejor del género de los sandbox y los combina de manera excelente para hacer un juego que te engancha de principio a fin, tanto por su excelente historia, como por la cantidad de cosas que tienes que hacer y que en ningún momento se hace cansado.

Quizás sea el sandbox que me he tirado más tiempo caminando por las calles que conduciendo, y es que no solo podremos ir por ellas, si no que también podremos dirigirnos hacia cualquier pared de un edificio y escalarla, aunque en este caso a Sean le costará más escalar edificios y lo hará de una manera más natural además de poder pasar de un edificio a otro mediante los cables de tendido eléctrico.

El juego apenas tendrá misiones secundarias, que yo recuerde solo he encontrado tres carreras que no formen parte de la historia y algún personaje que se me ha quedado la misión para después de acabar el juego, pero es que hay tantas cosas por destruir por las calles de París que es imposible aburrirte. Y es que es abrir el mapa y marearte, miles de puntitos blancos repartidos por las distintas zonas del juego entre las que se encuentran La Havre, Champagne-Ardonne o París.

Y es que imaginaos que vais a una misión que os hayan dado cualquiera de vuestros personajes, y de repente ves una torre de vigía con un francotirador arriba, ¿qué haces? Pues paras tu coche, te acercas sin que sospechen de ti y le pones una bomba temporizada en el poste que la sujeta… pero al lado en un edificio tienes unos altavoces de megafonía por el que va sonando propaganda nazi y que te da por destruir también, y como ya estás en lo alto del edificio y ves cerca un cañon antiaeréo con dos guardias vigilándolo… te acercas a ellos y los matas sigilosamente, aprovechas el cañón para borrar otros puntos blancos del mapa aunque te descubran y posteriormente lo destruyes con otra carga de explosivo.

Como digo hay muchos de esos puntos, quizás en alguna de las zonas hayan más de doscientos entre cañones antiaéreos, altavoces, puestos de vigía, tanquetas, gasolineras… una locura vamos.

Pero no solo conduciremos, tendremos misiones de francotiradores, de sabotear un zeppelin, otras de infiltrarnos en una fase para rescatar a un miembro de la Resistance o matar a un mando nazi, otras de acompañar a algún personaje a algún lugar y después emprender una huída, o acabar con alguién con un rifle de francotirador o destruir un complejo entero ocupado por el enemigo.

Las misiones podremos realizarlas de varias maneras, entrando por la puerta de delante y acabando con todo ser vivo, matar a algún soldado alemán y disfrazarnos de ellos para poder colarnos con faciliad pasando desapercibidos a menos que hagamos algo sospechoso, nos acerquemos demasiado a ellos o nos vea un oficial de la Gestapo, el cual nos identificará al momento, o infiltrarnos sin disfraz eliminando uno a uno a los nazis procurando que no nos vean.

Entre zona y zona del inmenso mapeado tendremos puntos de control con nazis en ellos, y para poder pasar lo podremos hacer también de diferentes maneras, o a toda pastilla con el coche o enseñando un pase conseguido gracias a las misiones que hagamos para Santos, un español el cual controla el mercado negro y que hará que otros miembros de su grupo nos vendan armas, munición o mejoras. Para los coches tendremos algo parecido pero con la Resistance con garajes en todas las guaridas donde podremos guardar coches y elegir los que vayamos desbloqueando realizando algunos objetivos.

Gráficos

El juego me ha sorprendido mucho gráficamente, tanto por el excelente modelado de los personajes como por el de las construcciones y monumentos parisinos, en los que nos encontraremos todos y cada uno de ellos a lo largo de la ciudad. Yo de ellos destacaría la Torre Eiffel por lo bien representada que está e incluso puedes subir hasta lo más alto y… saltar al vacío.

Una de las cosas más interesantes del juego es que todo está en blanco y negro y es algo que quisieron hacer los programadores para mostrar la represión que sufrían los ciudadanos franceses ante la opresión de tener al enemigo en casa. Cuando acabas las misiones de la zona y la población se subleva y está a favor de la Resistance todo se volverá de color.

Los coches también tienen un buen modelado y en esta ocasión si son vehículos reales, aunque claro está, de época que, aunque acaben explotando de tantos tiros, les cuesta mucho deformarse con los accidente, y ya no digamos volcar, que como no sea por un precipicio, nada de nada. También tendremos tanques y como no los impresionantes zeppelins.

Sonido

Volvemos a tener en este juego unas voces que hacen que te metas de lleno en la excelente historia y que están bastante bien elegidas, la verdad es que no tengo ninguna queja de ninguna de ellas y además de que cada uno se le nota el acento de donde es a pesar de que el juego nos venga en versión original, en inglés.

Así que los alemanes tendrán acento alemán cuando interactuen con nosotros y hablarán su idioma entre ellos, Sean tendrá un fuerte acento irlandés, Skylar británico, Veronique, Luc y Jules en francés, quizás al único que no le he notado acento italiano es a Vittore.

En cuanto al apartado musical contaremos con canciones de la época, tanto para ambientar el juego con temas de jazz o instrumentales, como algún tema en La Belle Du Nuit y que aunque alguna de ellas me suena de haberlas escuchado alguna vez, también es verdad que no me se el nombre de ninguna de ellas.

Opinión

Había tenido el juego en el punto de mira desde hacía algún tiempo ya que había leído que estaba bastante bien, pero una conversación con Zer0Sith fue el detonante para que me hiciese con él y podría decirse que es uno de los mejores sandbox con los que me he cruzado en los últimos tiempos, una lástima que fuese el último juego del estudio.


Es una pena que EA no cuidase más el producto dándole como mínimo unos subtíulos en castellano para que hubiese podido disfrutarlo más gente en nuestro país y es que es una historia de venganza por parte de Sean muy bien contada y muy bien llevada. Como curiosidad el personaje principal está basado en una persona real llamada William Grover-Williams el cual también era corredor ganando un total de siete Grand Prix, entre los que se encuentra el de Montecarlo. William acabó uniéndose a la Resistance donde también hacía de saboteador, pero fue capturado y finalmente ejecutado.

Un detalle del juego es que venía con un DLC llamado The Midnight Show el cual activaba el despelote de la época y algunas cosas más, desgraciadamente, como el juego es del 2009 este caducaba el 31 de diciembre de 2010, pero claro… tiran más dos tetas que… un DLC, y acabé comprándolo.

Por mi parte creo que ya está todo dicho, un juego que para mi ha sido una gran sorpresa y que, igual que me lo recomendaron a mi y a pesar de que lo he comprado tarde, no dudo en recomendarlo. Yo ha sido un juego que he estado con ganas de volver a casa para jugar y que incluso he jugado a mediodía en algún descanso del trabajo, cosa que no suelo hacer.