Pues mira, me ha hecho gracia la carátula de esta película porque es que la posición en la que están las dos protagonistas es prácticamente la misma de la que hablé ayer de Pietà, y aunque tenía que haber hablado de otras antes, pues lo hago de esta por ese motivo y para no saturar mucho el blog con las de imagen real.

Como siempre, había oído hablar muy mal de Tekken Blood Vengeance y tenía que comprobarlo por mi mismo si era tan mala como decían. Solo puedo decir que hay mucho fanboy suelto, no es que sea una gran película pero tiene grandes momentos y otros que son pasables con una historia de espionaje por dos de los personajes más jovenes de los juegos. Y no, no me gustan los juegos de Tekken pero de siempre me han gustado sus vídeos CG.

Historia

Las rivalidades entre padres e hijos de la familia Mishima siempre ha sido muy fuerte, no llegando a llevarse muy bien e intentando matar los padres a sus progenitores, tal y como pasó en el pasado con Heihachi Mishima y su hijo Kazuya. Ahora las compañías Mishima Zaibatsu y la Corporación G tienen a Jin Kazama como presidente y en la otra a su padre, Kazuya Mishima que utilizarán todo el poder de sus empresas para sus propósitos.

Las hermanas Williams demostrando su amor.

Tras una pelea contra su hermana Nina en la autopista, Anna hablando con su jefe de la Corporación G deciden enviar a un espía a Kyoto para conseguir datos de un estudiante al Instituto Kogyoku, pero como son bastante conocidos por sus enemigos deciden chantajear a una estudiante del Instituto Mishima, Xiaoyu que se verá obligada a ir.

Anna amenazando a Xiaoyu.

Ya en el instituto y mientras está buscando a Shin, consigue salvarlo antes de que toque suelo tras intentar quitarse la vida saltando desde la azotea. Es entonces cuando aparece otra estudiante llamada Alisa Bosconovitch preocupándose por el chico y diciéndole a Xiaoyu que está enamorada de él.

Al parecer Shin también estudio en el Instituto Mishima y conoce a Shin, formó parte de una clase que desapareció de la noche a la mañana y el fue el único que logró sobrevivir, además de eso conoce a Jin Kazama. Es entonces cuando Alisa ataca a Xiaoyu, ella es una espía enviada por Nina y trabaja para la Corporación G.

Shin Kamiya, un chico especial.

Opinión

La película técnicamente y visualmente es una auténtica pasada, pero lo que sin duda me ha gustado más es que toda la acción transcurre en Kyoto, que como siempre digo es mi ciudad favorita japonesa. Así que podremos ver la ciudad desde un instituto en lo alto de una montaña con la torre de Kyoto al fondo, este lugar  estará situado detrás del templo Kiyumizudera y se verá alguna vez. Pero es que también podremos ver el Kinkakuji (Pabellón Dorado) en su máximo esplendor y un ficticio castillo de Kyoto en las afueras de la ciudad.

La ciudad con el Templo Kiyomizudera y la Torre de Kyoto.

Mientras que eso y el colorido de la película me ha gustado, a veces la animación es algo tosca en algunos movimientos y otra muy fluida, es una sensación algo extraña, pero el resto lo veo bastante bien, los escenarios ya he dicho que me han gustado por ser en Kyoto, pero hay otros como los interiores del instituto, la mansión o algo que nunca he visto que es el interior del Kinkakuji que también están bien hechos y con muchos detalles.

Alisa, Xiaoyu y Panda en el Kinkakuji.

La historia es algo rara, porque no me esperaba que fuese una historia de espionaje con dos colegialas y que, aunque tienen su buen combate, el final derivase a un gran combate de unos veinte minutos de duración que me ha gustado bastante, aunque lo he visto un poco fantasmada con tanto bicho volador, algo que ya sucede con los jefes finales de la saga Tekken.

Es una pena que la historia, a excepción de las peleas, sea un poco floja, y que los que parecían los protagonistas de la película, Xiaoyu, Alisa y Shin, pasen a un segundo plano durante la media hora del final. Pero a mi con la calidad de la animación, el colorido y, sobretodo, los escenarios, me ha gustado.