Shin Master Hunters: Hazardous Weblog

Historias Para No Dormir

Historias Para No Dormir

Desde hace mucho tiempo que uno de mis géneros favoritos es el de los juegos de terror o más concretamente los llamados Survival Horror, término que empezó a usar CAPCOM allá por el ...

Dekotora: Monstruos de la Carretera

Dekotora: Monstruos de la Carretera

Esta es una de esas entradas que tenía pensadas desde hace mucho tiempo y que si no la había realizado aún era por una razón: No dispongo de material gráfico ...

Itasha: Coches de Colores

Itasha: Coches de Colores

  Ya hace un tiempo que os hablé de los Dekotora, esos monstruos de la carretera, esos camiones decorados que se podían ver en Japón, y que tal como dijo Evil-Ryu en esa entrada, ...

Historias Para No Dormir

Historias Para No Dormir

Posted by Hazardous on Feb 26, 20121
Dekotora: Monstruos de la Carretera

Dekotora: Monstruos de la Carretera

Posted by Hazardous on Jan 10, 20122
Itasha: Coches de Colores

Itasha: Coches de Colores

Posted by Hazardous on May 13, 20133

Entradas con la etiqueta ‘electric town’

Crónicas de Japón 2007 (Día 12 – Tokyo)


23 agosto 2007

Esta crónica si que va a ser rápida…Ya que el día anterior había llovido fuerte y no queríamos encontrar mucho barro en la zona de los lagos de Nikko, decidimos visitar Shibuya y malgastar nuestro tiempo en Akihabara.

Shibuya

Salimos de la estación y decidimos darnos una vuelta por el barrio. La verdad que nada del otro mundo, a excepción de la tienda de Disney decorada al estilo del castillo al que representa, el perro de Shibuya, el 109 y el famoso cruce.

Leer más »

Crónicas de Japón 2007 (Día 10 – Tokyo)


21 agosto 2007

Después de un largo viaje en Shinkansen desde Kyoto a Tokyo buscamos la línea Yamanote que nos llevaría hasta Meguro, el barrio donde teníamos el hotel, el Princess Garden.

La verdad es que este hotel no nos convenció mucho, la limpieza no es que fuese muy buena, aún así la recepción estaba muy bien e incluso hablaban en Inglés, unos días después y hasta ya nos conocían y nos daban la llave sin decirles quienes eramos.

Leer más »