23 agosto 2007

Esta crónica si que va a ser rápida…Ya que el día anterior había llovido fuerte y no queríamos encontrar mucho barro en la zona de los lagos de Nikko, decidimos visitar Shibuya y malgastar nuestro tiempo en Akihabara.

Shibuya

Salimos de la estación y decidimos darnos una vuelta por el barrio. La verdad que nada del otro mundo, a excepción de la tienda de Disney decorada al estilo del castillo al que representa, el perro de Shibuya, el 109 y el famoso cruce.

Ya que estábamos por allí y vimos un cyber (el primero que veíamos desde Kyoto), decidimos buscar información y mandar algún email a los familiares para que supiesen que estábamos bien.

El Cyber no es que fuese una maravilla, la sala (de 1×2 metros cuadrados) donde estaba el ordenador tenía metido a presión un sillón de cuero y era casi imposible sentarse bien…

Después de salir del Cyber volvimos hasta la estación en busca de Hachiko.

Allí cruzamos el conocidísimo “Shibuya Scramble Crossing“, que nos pareció mas pequeño de lo que nos esperábamos.

Y después nos dirigimos a la salida de la estación de Shibuya, donde podriamos encontrar la estatua de Hachiko.

¿Explico la historia de Hachiko? Es que sale en todos los blogs donde alguien publica algo sobre Shibuya y el perro… Así que de momento, hacéis una búsqueda del perro por google y listos.

Lo que si os comentaré es que van a hacer una película de imagen real de Hachiko (aunque ya había otra). Si estáis saltando de alegría por poder ver sus aventuras en la pantalla grande, os diré que el protagonista es… Richard Gere. Si, a mi se me quedó la misma cara, es una película Made In Usa.

¿A que cuesta verlo en esta foto?

Cuando ya habíamos visto lo que creíamos que era lo más importante de Shibuya, nos fuimos a nuestro bien-amado (y cada día más odiado) Akihabara.

Akihabara

Como siempre, nada más salir de la estación por la salida de “Electric Town” te encontrabas a las  famosas Maids.

No mucho más que comentar de ese día, ya que como siempre hicimos lo mismo, recorrer tiendas mirando pequeños electrodomésticos, manga y videojuegos.

A la hora de cenar vimos esta curiosidad en la hamburguesería donde solíamos cenar en Akiba, y que ya no se si era un Mos Burger o un Becker (ahora en el 2009 era un Becker, pero no se si antes era un Mos, porque lo han reformado completamente, había bebida como Coca Cola y habían desaparecido sus riquísimas patatas)

Por ese día ya estaba, un día que seguiría el esquema de muchos de los días siguientes.

Volvimos a Meguro y compramos pan y embutidos para los sandwich que comeríamos al día siguiente en nuestra excursión por Nikko.