Puede que este juego no pertenezca a una frikada, ya que es un juegazo, pero es que opino que esta gran joya es muy desconocida por mucha gente, quizás por ser uno de los últimos juegos de CAPCOM para la consola de SONY, o por lo menos de su CAPCOM Production Studio 1 y salió a la venta en mayo del año 2005.

El juego en Japón se llamó Demento y aquí, tal y como nos tenían acostumbrados nuestros amigos norteamericanos, sufrió un cambio de nombre llamándose finalmente Haunting Ground y es un juego que creo que si no lo habéis jugado, deberíais hacerlo ya que para mi es uno de los mejores juegos de PS2, y quizás uno de los mejores gráficamente y del cual ya podrían hacer una versión en HD, porque este juego con unas texturas en alta definición no tendría nada que envidiar a otros de la actual generación.

Después de conseguir la licencia de Clock Tower de manos de Human y realizar una tercera entrega de la saga para PS2 que cambiaba completamente el estilo visto en Clock Tower, Clock Tower 2 y Clock Tower: Ghost Head, decidieron hacer una nueva entrega de la saga pero que muy al principio de su desarrollo se convirtió en un nuevo proyecto que guardaría muchas similitudes con los otros juegos llevando a una chica que huiría de sus perseguidores y tendría que esconderse de ellos para despistarlos.

Fiona, una protagonista de 7.

Pero el juego tendría también cambios muy significativos y algo que lo hacía superior a Clock Tower 3, que a pesar de ser un gran juego y un buen Survival Horror pecaba de tener algunas escenas un tanto bochornosas, como la protagonista transformándose a lo Sailor Moon armada con un arco. Haunting Ground no caía en ese error y se le añadían novedades jugosas que hacían el juego aún más disfrutable.

Lo primero era que la protagonista podía esquivar y agacharse para esconderse detrás de objetos o entre las sombras, podía dar pequeñas patadas que servían para romper vasijas y conseguir objetos o dejar un momento aturdido al enemigo, podía crear y usar elementos alquímicos para atacar a sus amigos de distintas maneras.

La mayor novedad del juego respecto a la otra saga, fue un gran acierto, y es que nos acompañaría un bonito pastor alemán blanco llamado Hewie que obedecería sus órdenes, que se podían dar con el stick derecho según su dirección, así que mientras estábamos investigando podíamos regañarlo, felicitarlo, ordenarle que nos siguiese, que buscase por el escenario o que se sentase y se estuviese quieto, algo que iría bien para solucionar algunos puzzles de presión. Pero también nos serviría para atacar al enemigo con el stick derecho hacía adelante y si cuando lo tenía agarrado le volvíamos a dar, lo animábamos haciendo que sus ataques durasen más, además de que tenía unas animaciones muy bien conseguidas.

Fiona conoce a Hewie en el castillo Belli.

El apartado técnico del juego era impecable, con unos vídeos realizados por ROBOT (no se porque no se nombra mucho a esta compañía si hace unos vídeos geniales y apenas hay información sobre ella), unos escenarios muy bien detallados, una de las protagonistas más guapas de la generación, a Daniella, que era uno de los enemigos que más me han gustado en mucho tiempo con su risa que va desde el orgasmo hasta la risa histérica y sobretodo, sin tiempos de carga, algo que era y sigue siendo increíble, ya podías salir de una habitación y no cerrar la puerta (no se cerraban automáticamente) que al volver por ahí entrabas directamente a esa misma habitación sin que pasase un solo segundo.

La historia nos explicaba como Fiona Belli, tras un accidente en el que sus padres mueren, son recogidos en las proximidades del Castillo Belli. Allí se despierta en una jaula vestida con una sábana en una habitación que parece de un carnicero, con mucha sangre a su alrededor. Al entrar al castillo se encuentra con la doncella Daniella que le da un vestido de su talla. Muy pronto descubrirá que la quieren para algo más que para cuidar de ella por ser de la familia, siendo perseguida por el castillo por Debilitas, un discapacitado mental que la querrá tener entre sus brazos como si se tratase de una muñeca de trapo para achucharla (¡Y quien no!).

Como dato final, el director del juego fue Kazuhiro Tsuchiya el cual produciría no hace mucho el Asura’s Wrath y recientemente supervisó la parte de CAPCOM en el Project X Zone.