Ya hacía unos días que no hablaba de ninguna película hongkonesa, así que creo que va siendo hora de que hable de una, y la elegida ha sido The Viral Factor del director Dante Lam. He de decir que solo he visto dos películas de este director, una fue en el viaje de vuelta desde Japón en el 2009 con la película The Beast Stalker a la que le tengo mucho cariño por eso, además de ser un peliculón y la otra es The Stool Pigeon, otra gran película.

Hay que decir que las escenas de acción de este director son brutales y muestra de ello es esta película, que si bien no tiene una trama tan enrevesada y sorprendente como The Beast Stalker, si tiene unas escenas de persecuciones y tiroteos que son dignas de mención, y creo que el cine hongkonés en eso supera a otras películas orientales, que para ello llevan haciendo cine desde hace unas cuantas décadas.

Historia

Jon Man pertenece a un grupo de fuerzas especiales llamado IDC, en una misión en la que su equipo ha de sacar de Jordania a un científico capaz de crear un nuevo virus a partir de la viruela. Pero Sean, un compañero de equipo los traiciona y uno de sus disparos consigue darle a Jon en la cabeza.

Jon Man en Jordania.

Los médicos consiguen salvarle la vida mediante cirugía, pero no pueden extraerle la vida por lo que le quedarán sólo dos semanas de vida. Después de visitar a su madre, está le dice que encuentre a su padre y a su hermano a los que abandonó cuando eran pequeños, Jon decide ir a Malasia a buscar a su familia.

Cuando llega al aeropuerto una joven doctora que conoce en el avión es secuestrada y el decide iniciar una persecución consiguiendo salvarla. Poco después se enterará de que el secuestrador es su hermano mayor Man Yeung, el cual se ha convertido en un famoso y perseguido ladrón y trabaja para Sean el cual quiere crear un nuevo virus obligando a la doctora Rachel Kan.

El hermano del protagonista a punto de liarla.

Opinión

La película es un no parar de acción de principio a fin, quizás se entrecorta de vez en cuando para explicarnos el tema del virus, pero como siempre tenemos por en medio a Jon o a su hermano Yeung hacen una buena conexión entre las escenas.

Quizás uno de los problemas de la película sean todas las casualidades que hay de principio a fin, Jon intenta evitar que secuestren a un científico capaz de desarrollar una cepa de la viruela, cuando viaja a Kuala Lumpur se encuentra en el avión a una doctora que es secuestrada para seguir la investigación del virus, y por si eso no fuera poco el secuestrador es su hermano al que no ha visto en más de veinte años.

La joven doctora Rachel Kan.

Pero bueno, hay miles de películas con casualidades absurdas como esta y se hacen igual de disfrutable si lo que quieres ver es acción pura y dura, aunque tenga muchas cosas rebuscadas y otras que no vengan mucho a cuento, ya que el tema familiar lo podrían haber obviado y no hubiésemos perdido gran cosa.

Las actuaciones no están nada mal. tenemos a Nicholas Tse al que podemos ver en la mayoría de películas del director, y también tenemos a Jay Chou, actor taiwanés que, ojo al dato, hizo de Takumi Fujiwara en la adaptación a imagen real de Initial D.

En Jordania veremos un espectacular tiroteo.