He de confesar que 5 Centímetros Por Segundo de Makoto Shinkai no me entusiasmó tanto como podría haberles gustado a otros, tenía mucha calidad visual, cosa que me gustaba, pero no me acabó de enganchar y ahora mismo no recuerdo el porqué.

Hace poco me vi la de Hoshi Wo Ou Kodomo que me encantó, igual que a Takumi que parece que se la vio posteriormente y también le gustó. Así que decidí verme otra del mismo director, y esa fue esta The Place Promised in Our Early Days que fue anterior a la de 5 Centimetros Por Segundo. He de decir que está película no me ha gustado tanto como la anterior que vi del director y que la tuve que ver en dos veces porque la noche que la intente ver me caía de sueño.

Historia

Tras una guerra en el año 1974, Japón quedó dividida en dos, mientras que el sur fue dominado por los Estados Unidos, el norte pasó a mano de los soviéticos. En ese mismo año, la Unión empieza la construcción de una enorme torre diseñada por el científico Ekusun Tsukinoe.

Habrán destruido mucho terreno para construir algo así.

Es en el año 1996 cuando dos estudiantes llamados Hiroki Fujisawa y Takuya Shirakawa que viven en el sur, sueñan con volar algún día hasta la torre que puede verse como se eleva a lo lejos en la otra parte de la frontera. Para ello trabajan después de clase en una fábrica de piezas para aviones y con el dinero que ganan intentan reparar un avión al que llaman Velaciela con el que poder llegar a su objetivo.

Es entonces cuando conocen a una chica de su mismo instituto llamada Kana Matsura que sabe tocar el violín bastante bien. Los tres se hacen bastante amigos y ellos le explican lo que intentan hacer e incluso le enseñan su avión, haciéndole la promesa de que algún día la llevarán con ellos, por lo que Hiroki y Tatsuya tendrán que cumplir esa promesa cueste lo que cueste.

Hiroki, Takuya y Kana.

Opinión

Aunque es el tipo de película que me gusta por su diseño, tal y como he dicho más arriba me ha pasado lo mismo que con 5 Centímetros Por Segundo, se me ha hecho pesada y si no fuese porque es de Makoto Shinkai, el cual sinceramente creo que se lo curra mucho artísticamente en sus películas, no hubiese acabado de verla.

Los escenarios son lo mejor de la película.

Como siempre suele meter alguna cosa fantástica, y en este caso es la supuesta separación de Japón entre el norte y el sur dominados por dos eternos rivales como pueden ser los Estados Unidos y la Unión Soviética con su Guerra Fría y la construcción de la enorme torre por parte de estos últimos, algo que no les sienta muy bien a sus rivales, como solía ocurrir en esa época.

No se si se me ha hecho pesada por el cansancio acumulado que llevaba encima y por haber tenido que verla en dos días por que me dormía viéndola y quizás haya gente que pueda gustarle esta historia dividida en dos etapas, una con los chicos de jóvenes y otra más mayores ya trabajando en dos puestos de científicos gracias a sus conocimientos.

Por cosas así soy capaz de verme toda la película.