Y hablando del nuevo trailer del innecesario remake norteamericano de Oldboy ha tenido que surgir Stoker, película que tenía vista no hace mucho y que por vergüenza y pena no había hablado aún por el blog, creo que ya hice bastante haciéndolo de El Hombre de Acero como para manchar aún más la poca reputación que me queda.

Pero la ocasión la pintaban calva, y creo que hablaré de esta película que podría describir como un experimento que a pesar de lo que diga su guionista, seguro que sería algo así: Wentworth Miller, Michael Scofield de Prison Break ve mucho cine surcoreano, así que decidió escribir un guión, pero no uno cualquiera, si no uno que sería dirigido por el genial Park Chan-wook, director de Oldboy, una película con una gran legión de seguidores basada en un manga japonés, aunque siempre diré que yo prefiero las dos de Simpathy for Mister/Lady Vengeance. El resultado es como una película surcoreana rodada en una mansión americana y que llega a aburrir durante todo su metraje a pesar de ser una apuesta arriesgada para el cine de ese país.

Historia

El día de su dieciocho cumpleaños el padre de India Stoker sufre un terrible accidente y muere. Pero al funeral acude alguien al que no conocía y del que nadie la había hablado nunca, su tío Charlie, el carismático hermano de su padre por el cual pronto se sienten atraídas, tanto ella como su madre Evelyn.

India sufre en silencio la muerte de su padre.

Así que, para que no se sientan solas, decide dejar de viajar y quedarse un tiempo para hacerles compañía a las dos. Un día aparece su tía Gwendolyn y les advierte sobre Charlie, de que no deben fiarse de él. Y muy pronto dejarán de tener contacto con ella al desaparecer del hotel donde se hospeda.

India empezará a sospechar de su tío Charlie, ya que también la doncella se ha desaparecido sin dar ningún tipo de explicación. Así que la joven empezará a sentirse atraída hacia su tío el cual le parecerá cada vez más misterioso.

India disfrutará de cada momento con su tío.

Opinión

Hay opiniones para todo, eso esta claro, y a mi me encanta el cine surcoreano y lo que pueda derivar de ello, pero si ya me pareció infumable Thirst que no pude acabar de verla de lo pesada que se me hacía, a pesar de salir Song Kang-ho que me encanta como actor, Stoker no se como he podido tener el valor de terminarla.

Sin duda Park Chan-wook hace un trabajo excelente durante toda la película y nos demuestra que aunque está en Hollywood el que está detrás de las cámaras es él y sigue manteniendo su estilo, con una fotografía y unos planos excelentes y muy bien cuidados, mostrándonos muchos detalles que con otros directores se perderían. Sin duda las escenas de piano me han encantado.

Estos detalles son los que me gustan.

Pero es que eso deja de funcionar con el guión, un guión que según su creador está inspirado por obras como Dracula de Bram Stoker (seguro que solo en el apellido de su escritor) y la Sombra de una Duda, de Alfred Hitchcock.

Las actuaciones igual que el guión, planas y aburridas, y es que lo que puede funcionar en el cine coreano por su cultura, en el cine americano a mi me da la sensación de ser algo poco creíble. En este caso la protagonista es Mia Wasikowska la cual hace una actuación que nada tiene que ver con su personaje de Alicia en Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton.

Su madre también empezará a sentirse atraída por él.

Sin duda, me alegro de no haber gastado dinero en el cine para verla… y con una moraleja absurda, porque lo que le enseñó su padre solo le sirve de una cosa y no precisamente para lo que él quería de ella.