Volvemos otro año más con esta entrega de la conocida saga de coches de Electronic Arts la cual incorpora algunos cambios con anteriores juegos de la generación 360 y PS3, lo primero es decir que tras el paso de Need For Speed: Most Wanted por Wii U, los usuarios de esta consola se quedan sin nueva entrega, en cambio los que tengan las consolas de nueva generación, Xbox One y PS4 podrán disfrutar de él con algunas mejoras gráficas respecto a la generación anterior.

En esta ocasión quien coge el relevo anual para realizar esta entrega es Ghost Games, asistidos por Criterion Games, algo que se nota en el juego por su gran parecido con Burnout Paradise u otros juegos recientes de la saga, como Need For Speed: Hot Pursuit que fue realizado por ellos.

En esta ocasión la acción y las carreras ilegales se desarrollarán en el ficticio condado de Redview y en el que se nos dará la posibilidad, al igual que en anteriores entregas, de ser policía o corredores pudiendo cambiar cuando queramos de uno a otro, siendo estos dos los Rivales que da título al juego y que dependiendo de quien elijamos podremos ir desbloqueando nuevo armamento con el que huir de nuestros rivales, porque si, no solo se nos dará la posibilidad de elegir bando, si no que también, y gracias al Online, nos cruzaremos con distintos jugadores lo que a veces hará que, o vayan a por nosotros, o seamos nosotros los que dejemos la misión que estamos haciendo para enzarzarnos en una emocionante persecución contando también con la ayuda de otros jugadores, algo que hará la partida bastante interesante y en la que en total seremos seis personas las que estemos en la misma partida.

Así que volveremos a tener un armamento que variará dependiendo de a quien llevemos, teniendo desde ondas de pulso electromagnético con el que detener momentáneamente el motor del coche rival, las bandas de clavos muy efectivas cuando nos pisan los talones, el inhibidor de radar para dejar a nuestro rival sin radar e intentar despistarlos en alguna curva cambiando de carretera o el siempre agradecido apoyo aéreo de nuestros compañeros de policía y pudiendo configurar lo que queremos llevar equipado para una misión a la que accederemos mediante un mapa en el que veremos donde están situados el resto de corredores o policías y los puntos donde podremos realizar las distintas misiones que se nos asignan para poder pasar de capítulo e ir avanzando en la “historia”.

Sin duda lo mejor del título es su sensación de velocidad, y está claro que si lo que necesitamos es velocidad, tal y como dice el título de la saga, aquí la encontraremos, y es que sin duda esa conducción tan arcade con tantos derrapes harán las delicias de los fans de los antiguos Ridge Racer en los que haremos “drift” por todas las carreteras de Redview a alta velocidad y en el que a veces se nos irá el control de nuestro vehículo y acabaremos empotrados contra algún muro en la ciudad. Por suerte el control es bastante sencillo, y aunque no seamos unos maestros en los juegos de conducción, seremos capaces de ponérselo complicado a nuestros rivales, aunque tampoco hay que confiarse mucho, ya que como he comentado más arriba en esta ocasión competiremos, si tenemos conexión a internet, contra otros jugadores los cuales es posible que sean mejores que nosotros.

También contaremos con el siempre útil nitro que seguiremos cargando al ir en contra dirección, pasando muy pegados a otros vehículos o poniéndonos a rebufo de otros coches y que irá de maravilla para acortar o alargar distancia con nuestro objetivo o nuestra presa y que servirá para salir a “todo gas” de una curva en la que hayamos perdido velocidad por culpa de nuestro derrape.

Puede que uno de los puntos negativos que le encuentre al título es que en ocasiones te de igual estampar el coche y reventarlo para conseguir que te lo arreglen por la cara cuando ya esté muy destrozado, aunque también podremos entrar en algunos de los puestos de control, para el policía, o de guarida, para el corredor, para repararlo. Estos lugares servirán de nuestra base donde además podremos cambiar de misión o de vehículo y para equipar nuestras armas o ver nuestros avances. Otra de las facilidades que tendremos durante el juego será el Easy Drive al que accederemos pulsando la cruceta hacia la derecha y donde podremos elegir nuestro destino a las diferentes pruebas para poder avanzar y así poder ver la ruta marcada en nuestro pequeño mapa.

Gráficamente, y a pesar de ser la versión de Xbox 360 a la que he jugado, hay que decir que tiene un aspecto impecable gracias al motor gráfico que lleva utilizando la compañía en las últimas entregas de la saga, Frostbite 3, siendo un apartado muy cuidado, con un excelente modelado de vehículos y ciudades, en un entorno que nos recordará mucho al ya visto en Hot Pursuit, con sus carreteras y atajos, lluvia y otros efectos y con algunas intros en CG que nos pondrán en situación y nos presentará a cualquiera de los dos “rivales” que controlemos.

El juego gustará a los amantes de la saga y sobretodo a los amantes de los juegos de conducción y que si no habéis tocado la saga y erais fans de los anteriores Ridge Racer podéis disfrutar de él. Quizás un problema para muchos sea que contamos con un mundo abierto para ir de un punto a otro y en el que encontraremos las misiones a realizar, desbloqueando nuevos retos y misiones dependiendo de nuestra habilidad, nuestros puntos y nuestro avance en la historia.

Como esta opinión me ha quedado un poco sosa, ¿qué mejor que un vídeo con nuestra amiga y vecina Ai Shinozaki con algo relacionado con el mundo de los coches?

http://www.youtube.com/watch?v=EUmCNBX5MYs