Ya tengo en mis manos la tercera parte de la decimotercera entrega de la saga Final Fantasy llamada como podéis ver en la imagen de título: Lightning Returns – Final Fantasy XIII y en el que podemos controlar de nuevo a nuestra querida protagonista de pelo rosa en un juego que me está sorprendiendo.

Han pasado dos meses y medio desde que pude probar la demo del bazar japonés de este juego y la veradd es que me gustó, ahora es el momento de ver la primera hora de juego por mi parte, que como siempre digo no es para que veáis lo bueno que soy (soy un jugador normal tirando a malo), si no para que veáis como es el juego.

No se lo que llevaré de juego, pero por lo que llevo, esta entrega se basa más en la exploración de varias zonas que en seguir un camino. De momento solo he estado en la primera ciudad, pudiendo ir a otros tres lugares más cuando nosotros creamos, y en esta ciudad tienes que ir de arriba a abajo para investigar pistas o buscar objetos, también ayudando a los ciudadanos que lo necesiten y dándonos así la energía necesaria para Yggdrasil, el árbol de la vida con el que conseguiremos más días para salvar al mundo.