Otra vez con una semana de retraso, pongo el Hikikomori Paradise. En esta ocasión continuando con la partida del Dragon’s Dogma, comprándome el DLC del fantástico Batman: Arkham City y continuando mi partida de Halo Reach.

No hace falta decir que si no habéis jugado a ninguno de estos juegos pues que no sigáis leyendo.

Lunes, 28 de Mayo de 2012

Tal y como hablé el otro día en el anterior Hikikomori Paradise, estuve liado al Dragon’s Dogma y la verdad es que hay algunas misiones interesantes, como una que he de perseguir a un grifo con todo un ejercito, así que como lo dejé ahí, pues continuaré desde ese mismo lugar.

Continuo partida al Dragon’s Dogma y voy realizando algunas de las misiones secundarias que me van dando los NPC y las que voy encontrando en los tablones de anuncios. Aparte de eso realizo una misión principal de la historia en la que he de matar a un Grifo, pero cuando estoy a punto de matarlo huye.

Los soldados que me acompañan dicen que ha vuelto a su nido en la Torre de la Luna Azul, una torre situada en lo alto de un acantilado y que está a tomar por culo en el mapa… Así que nada, un largo camino hasta allí pasando por un desfiladero en el que me tienen una emboscada un grupo de bandidos bastante poderosos y como colofón final un combate contra un golem de piedra.

La batalla no esta mal, tiene distintos puntos donde atacarle y que son su punto débil. Cuesta un poco eliminarlo ya que uno de ellos lo tiene en la planta del pie. Por suerte acaba cayendo y salgo victorioso, pero aún me queda un poco para llegar a la torre y tener el enfrentamiento contra el Grifo.

Allí tengo que ir subiendo por la torre enfrentándome a algunos enemigos, y cuando llego ante tan temible enemigo tengo un combate contra él que debe de ser de lo más épico que he visto hasta el momento en el juego (y eso que ya he luchado contra otros grifos, pero no de esta manera)

Después de acabar con él, uso una piedra de teletransporte para llegar rápidamente al Gran Soren, y desde allí emprendo una nueva misión, pero para llegar antes tengo que pasar por unas minas las cuales he de limpiar de enemigos para que los mercaderes tengan libre paso por ellas. En su interior me encuentro a dos temibles trolls, los cuales se ponen calientes en cuanto ven a una mujer… ¡y en mi grupo hay tres!

Consigo pasarme la mina y a partir de ahora se convierte en una zona neutra en la que puedo hasta correr sin cansarme y en un buen atajo para ir a algunos sitios. En la nueva zona que hay al salir por la otra entrada de la mina encuentro un pantano con algunos saurios, un pequeño campamento en el que descansar, trasgos y… UN PUTO DRAGÓN… Intento matarlo, pero he de salir por patas de lo difícil que és.

Vuelvo al Gran Soren y allí me piden que busque pistas para incriminar a un hombre rico el cual parece que está haciendo algunos trapicheos ilegales en la ciudad y el cual me contrató en una sub-misión para que echase de sus casas a una familia pobre (que después tuve que comprarle la casa para dársela a ellos).

Tras un poco de investigación por la gran ciudad, todo el mundo al que pregunto me habla bien de él, así que cuando un mercader que hay por la ciudad me intenta vender dos pruebas falsas que pueden hacer que lo declaren culpable o inocente, no dudo mucho en utilizar la que dice que es inocente.

Martes, 29 de Mayo de 2012

Como quiero probar alguna cosa, cambio la vocación de mi peona de Luchador a Guerrero y continuo con el juego. En este caso el Duque me pide que recupere un anillo muy poderoso que le han robado, y tras un primer enfrentamiento con el ladrón, acabo volviendo a la Torre de la Luna Azul donde tengo un combate con el brujo que robó el anillo.

Vuelvo a Gran Soren, y cuando llego allí veo que una cocatriz que han llevado como trofeo al duque ha resucitado y esta causando estragos por la ciudad, por lo que no me queda más remedio que enfrentarme al “Pollo Negro”, el cual me lo pone bastante difícil, ya que es la primera vez que un enemigo utiliza en mis personajes ataques elementales, y en este caso uno bastante grave, petrificación.

Consigo acabar con ella, pero pierdo a uno de los peones en el combate, pero puedo resucitarla en la piedra de falla que se encuentra en la cofradía de la ciudad.

Miércoles, 30 de Mayo de 2012

Parece ser que La Salvación está volviendo a actuar en la ciudad, y tras conseguir una llave para espiarlos, acabo yendo a la Gran Muralla, un enorme bastión bastante alejado donde me encuentro a su líder. Allí lucho contra esqueletos brujos bastante fuertes y alún otro enemigo gordo, hasta que consigo llegar a lo más algo.

El líder convierte a tres de sus subditos en almas en pena y me cuesta bastante acabar con las tres, pero finalmente lo consigo y al muy capullo no se le ocurre otra cosa que invocar al Gran Dragón (o como se llame). Al aparecer el dragón matando al líder de La Salvación, dice que nadie puede controlarlo y que yo aún soy débil para acabar con él y que cuando esté preparado vaya a matarlo.

Sí, así es, después de patearme el mapeado varias veces y de hacer solo 12 misiones (más o menos) de la historia principal, ya puedo luchar contra el jefe final… menuda decepción que me ha entrado, pero bueno antes de enfrentarme a él, ivestigo un poco la nueva mazmorra que se me ha abierto, y allí me encuentro con nuevos enemigos, unos saurios negros bastante difíciles de matar, y una Gorgimera, que es una quimera de otro color y que me és casi imposible de  matar…

Como veo que no estoy muy preparado ya que incluso una Quimera me lo pone difícil, decido darme la vuelta y volver por donde he venido y visitar zonas del mapeado que aún no he visitado. Lo peor de todo es que las únicas misiones que me quedan son las absurdas de matar conejos, cuervos o gárgolas, las cuales no he visto aún en mi partida.

Retomo juego a las 12 de la mañana (no hay curro) y sigo abriendo partes del mapa llegando a una zona me encuentro a otro dragón que evito para seguir mi camino.

Todo el día dando vueltas como un gilipollas al Dragon’s Dogma para subir de nivel. Es entonces cuando Tako-kun de pulpofrito me dice que hay DLCs por 1€, así que como me resulta aburrido ir pateando para subir nivel, bajo uno por probar. Y que queréis que os diga, son UNA PUTA MIERDA, simplemente son buscar diez medallones y ya está.

Aburrido del Dragon’s Dogma decido bajarme el DLC de Batman: Arkham City de Harley Quinn del Arkham City y echo unos vicios de más o menos una hora. No esta mal poder controlar a Robin y disponer de alguna cosa de las que Batman no disponía. En el DLC empiezas controlándolo a él, y parece que va en busca de Batman que ha sido secuestrado por la viuda del Joker.

Cuando nos hemos pasado un par de pantallas nos llevan al pasado y podemos ver lo que ocurrio para que secuestrasen a Batman y podremos controlarlo.

Jueves, 31 de Mayo de 2012

Sigo con el DLC de Batman, hay que decir que Harley está como una puta cabra, y que está a punto de acabar con el Hombre Murciélago y con Robin por culpa de unas bombas que ha ido colocando por el escenario. La verdad es que me esperaba que fuese más largo, aunque ya es cuestión de gustos gastarse 800MPs por un DLC que dura unas 3 horas solo por 800MPS


Viernes, 1 de Junio de 2012

Pongo un poco el Dragon’s dogma, pero en muy poco tiempo me aburro por tener que caminar tanta distancia y acabo quitándolo pasada media hora…

Sábado, 2 de Junio de 2012

Un poco más relajado y con ganas de más, pongo el Dragon’s Dogma y en vez de ir subiendo nivel, decido ir a la Gran Muralla para acabar con el Dragón del final. Allí me da dos opciones, salvar la vida de la bruja Selene y enfrentarme a él, o matarla y conseguir mucho poder.

Decido enfrentarme a él lanzándole una flecha, y entonces el cabrón se mosquea y empieza a perseguirme. He de correr por un largo pasillo, pero siempre acaba atrapándome y me mata… al final decido darle algunas cosas de mi inventario a los compañeros para no llevar tanto peso encima y poder correr más, y así es, consigo escapar de él hasta que llego a una sala donde tengo que luchar.

Me cuesta matarlo y poco a poco he de ir avanzando, hasta que llego a las murallas del castillo y he de ir corriendo por ellas. Al final me subo a su espalda y emprende el vuelo, poco a poco e intentando que no me tire, voy avanzando ella hasta llegar al corazón y claverle la espada.Caemos a una especie de coliseo donde tendrá lugar La Batalla Final contra él. La batalla no es difícil, no llevo muchos objetos de vida y las peonas no llevan ninguno, pero gracias a Morla que nos va curando conseguimos matarlo.

Y es entonces cuando el juego no acaba, si no que continua. Lo primero que tenemos que hacer es volver desde Cassardis hasta el Gran Soren para que nos feliciten por la victoria. El problema es que todo el rato cae una especie de lluvia de ceniza, y para colmo los enemigos son más poderosos: En vez de lobos tenemos Sabuesos del Infierno que lanzan bolas de fuego por la boca, las harpias se han convertido en sucubos con alas de murciélago, los trasgos también acambian y cuestan mas matar, y encima, en la primera playa me encuentro una Gorgimera mucho más poderosa que la que me enfrenté en la Gran Muralla.

Domingo, 3 de Junio de 2012

Llego al Gran Soren y lo que veo allí me sorprende. Media ciudad se ha hundido y a mi me reclama el duque en sus aposentos del castillo, cuando llego veo que se ha vuelto viejo e intenta matarme. Lucho contra él pero vienen más soldados y el duque les dice que he hecho un pacto con el dragón y ahora estoy con él.

No me queda más remedio que huir del castillo, pero los guardias son más duros de vencer de lo que me esperaba, y encima dan una mierda de experiencia. Cuando llego a la plaza del pueblo, caigo en el agujero que se ha tragado la ciudad y llego al Everfall.

En ese lugar se encuentra Quince, una peona de un Arisen anterior y me da una misión en la que me pide 20 objetos que se encuentran en las distintas salas del Everfall. Entro en la habitación contigua y por fin me enfrento al monstruo que sacaba los tentáculos del suelo por el principio del juego, un enorme bicho con un solo ojo y muchos tentáculos, protegido por magia.

Con mi peona y las de Skyguso y Scope131 es imposible, así que las cambio a las dos por dos magas con las que consigo pasármelo con más facilidad.

Hoy viene la familia a comer a casa, así que pocos juegos de violencia voy a poder poner… Pero cuando un sobrino me pide que le ponga vídeos del Patapon ve el Dragon’s Dogma y mi hermano dice que se lo enseñe, acaban enganchados al “Mata Dragones“, que es como les digo que se llama el juego.

Siguiendo en el Everfall, me enfrento a dos dragones en diferentes salas, uno de fuego y otro hielo, pero llego a una planta que es imposible, hay una quimera, una Gorgimera, un alma en pena y sabuesos del infierno… así que salgo por patas.

Al cansarme del juego les pongo el Rayman Origins, pero como se acaban peleando y tirando el mando, se lo quito.

Y ya por la tarde, cuando se han ido, me pongo con mi partida de Halo Reach que llevaba sin tocar desde hacia un año… Tengo pendiente otra con Zer0Sith en cooperativo, pero de momento juego con la mía en solitario.

Ni me acordaba de los controles, y muy poco de lo que había hecho anteriormente. Estoy en un planeta y he de destruir una torre de los enemigos, así que tiro para allá. Cuando la marco y la destruyen nos vamos en un transporte, pero muy pronto la nave que ha destruido la torre es derribada por un enorme destrucor enemigo.

Parece que no hay otra manera de destruirla que coger unos cazas secretos, surcar los cielos y destruir a los enemigos y después infiltrarnos en el destructor para volarlo. Pero parece que la bomba no va del todo bien, por lo que uno de los que me acompañan decide quedarse y a mi me tira por la borda para salvarme.

Llego a una especie de colonia humana que esta siendo arrasada por el enemigo, ahí encuentro unos bichos armados con unas armas que me van bastante bien, y acabo el día subiendo a un transporte desde el que he de ir a unas torres de comunicaciones para destruirlas.