Suelo ir al cine con los colegas, aunque últimamente por motivos que he explicado varias veces en las dos últimas películas que he visto en las salas no suelo ir mucho, pero Evil Dead, o Posesión Infernal como la conocemos nosotros merecía ser vista con otro fan de la saga como yo, y ese era ni más ni menos que mi hermano, y aprovechando que hoy venía a casa a comer con su mujer e hijos, pues hemos decidido ir a verla los dos.

Que decir de esta nueva versión del clásico de Sam Raimi de 1981 la cual protagonizó Bruce Campbell y que a pesar de que sea considerada la primera entrega de la trilogía, antes de eso se rodó un corto de la misma temática y prácticamente la misma historia llamado «Within The Woods» . Este remake nos ha encantado a los dos y, estoy seguro, de que gustará a todos los amantes de las originales, no sale Ash durante la hora y media de película, no hay humor, pero la casquería está ahí.

Historia

Cinco amigos y su perro, David y su hermana Mia, su novia Natalie, su mejor amigo Eric, Olivia, van a pasar unos días en una antigua cabaña de la familia de los dos hermanos situada en el bosque. El motivo es que Mia ha decidido dejar las drogas, y tras tirarlas todas a un pozo, y a pesar de que sus amigos no se creen que las vaya a dejar ya que hizo lo mismo con anterioridad y volvió a caer tras una sobredosis, entran a la cabaña.

Mia empieza a delirar y a tener mono por culpa de dejar las drogas, pero sus amigos deciden no dejarla ir a casa, es cuando la chica huele algo extraño, pero por su estado sus amigos no la creen hasta que su perro descubre una trampilla debajo de una alfombra. Eso los lleva al sótano donde encuentran una habitación llena de gatos muertos colgados del techo, lo cual desprende un fuerte olor a putrefacción y es lo que olió Mia, allí también encuentran uno de los pilares de la casa donde parece que han quemado algo y un pequeño paquete envuelto en una bolsa de basura y alambre de espino.

Ya arriba, Eric decide cortar los alambres de espino con unos alicates y quitar la bolsa, y ve que lo que había en su interior era un extraño libro. Unas frases escritas en sus páginas advierten de no decir, no escribir, ni escuchar unas palabras si no se quiere liberar el mal, pero este hace caso omiso y las lee.

Fuera de la cabaña, mientras Mia intenta tranquilizarse, algo parece salir del bosque y atacarla. Sus compañeros piensan que son delirios por culpa de las drogas, y después al darse una ducha para relajarse abre el grifo del agua caliente al máximo y se quema la piel. Eric se da cuenta de que algo extraño está pasando, y tanto el ataque sufrido en el bosque que describe al chica, como el echarse agua caliente por encima es algo que ha visto en las páginas del libro.

Poco después Mia empieza a actuar de manera extraña por lo que han de encerrarla en el sótano. El mal se ha liberado.

Opinión

La película ha sido producida por Rober Tapert, productor de las anteriores películas, y por Bruce Campbell y el mismo Sam Raimi, el cual también escribió el guión junto a Rodo Sayagues, amigo del director de esta, el uruguayo Federico Álvarez, el cual hace un muy buen trabajo.

El juego es un remake excelente de la película de Sam Raimi siguiendo casi por completo la historia de la primera The Evil Dead, cambiando algunas situaciones y lo que le ocurre a cada personaje, siendo David lo que podría considerarse el nuevo Ash al llevar también una camisa tejana, aunque con un giro de guión al final que no me lo esperaba.

Como curiosidad y como ya dije cuando hablé de las películas de la saga Evil Dead. en esta película también sale el Oldsmobile 88 de Sam Raimi, algo que suele poner en toda su obra, como las películas de la saga, Darkman, en Spiderman o en su anterior película, Arrástrame al Infierno .

La verdad es que los trailers que enseñaron de la película ya daban una muy buena sensación, y hay que decir que el director no ha querido utilizar efectos CG para la película y todo ha sido creado artesanalmente con efectos especiales que quedan muy bien, con casquería, chorros y chorros de sangre y situaciones ya vistas en el clásico que ahora no dan risa por estar mal hechos, si no que incluso llegan a dar asco y hace que te retuerzas en la butaca.

Sólo una última cosa. Si vais a verla al cine, que deberíais, esperaros hasta que acaben las letras del final, hay una sorpresilla.