Hacía mucho tiempo que no hablaba de una película española, pero es que para mi desde Celda 211 que no hacían una película en nuestro país que mereciese la pena. Si, vale, tuvimos Torrente 4 y el Almodóvar ha sacado una con el Antonio Banderas, pero sinceramente, aunque esa película de ese cineasta parece diferente a lo que hace habitualmente, no me atrae.

A mi me atraen más películas como Eva, películas que son la opera prima de sus creadores, en este caso Kike Maíllo el cual nos trae una excelente película de ciencia ficción en lo que parece un universo paralelo, ya que en 30 años dudo que la robótica avance tanto y los coches y comodidades en los hogares sigan siendo prácticamente las mismas.

Historia

En el año 2041, diez años después de abandonar Santa Irene, Álex Garel vuelve a su ciudad natal a petición de la Universidadde la localidad para acabar un proyecto que dejó inacabado cuando se fue, dotar de inteligencia y sentimientos a un niño robot.

Allí volverá a encontrarse con su hermano David y su amiga Lana, los cuales después de su marcha rehicieron su vida y viven juntos, sintiendo aún rencor hacía él por marcharse en el pasado, pero poco a poco irán rehaciendo sus vidas.

Para seguir con sus investigaciones, Álex exigirá que se traslade todo el equipo necesario al sotano de la antigua casa de sus padres para poder trabajar con tranquilidad, pero cuando está allí aparece M.A.X. un robot doméstico el cual le hará de mayordomo a la vez que pondrá una serie de normas en la casa, desde que tenga horas de lectura o de paseo para que se relaje, hasta que Gris, el gato robótico de Álex se acostumbre a dormir en una cesta y no en el sofá.

Al día siguiente, Álex acude a la universidad para ver las diferentes entrevistas y pruebas que se han hecho a varios niños para ser el modelo de la personalidad del niño robot, pero ninguno de ellos le convence diciendo que todos son niños normales y corrientes y aburridos.

Pero de vuelta a casa, y en la salida de un colegio, se fija en una niña que va caminando con las manos y que al ver que él la mira le pregunta descaradamente si es algún pervertido. Después de una conversación con ella, el ciéntifico decide utilizar a Eva, que así se llama la niña, como modelo de personalidad para su robot.

Opinión

Eva no es una película de ciencia ficción con tiros, espadas láser, coches voladores o naves espaciales, Eva es una película que se centra más en las relaciones humanas pero con con un toque en el que la robótica tiene que ver. A mi la película me ha gustado, aunque no se si es una película que pueda gustar a todo el mundo, pero lo que si se seguro, es que por lo menos es algo diferente dentro del panorama del cine español.

Y como no, siempre queda esa sensación de que los jovenes actores, los cuales no han estudiado interpretación, lo hacen mejor que alguno de los actores con más experiencia. Así que destacaría la actuación de Claudia Vega como Eva, y aparte la de Daniel Brül como Álex y Lluís Homar como M.A.X.

Cuando voy al cine hay muy poco cine en catalán y suelo ir a ver las películas en castellano, salvo en esta ocasión en la que ocurría lo contrario, Eva ya no estaba en castellano pero si en catalán, así que como nos da igual y entendemos los dos idiomas pues la fuimos a ver. La verdad es que no entendí muy bien como está doblada la película, ni si en castellano se hablarán dos idiomas distintos, pero estar viendo la película y que con el hermano hablé en castellano y con otros personajes en catalán, choca muchísimo.

La película está rodada en Suiza, pero el centro donde transcurre la historia se llama Universitat de Santa Irene, por lo que creo que es más un sitio que no existe y sea un universo paralelo como he comentado más arriba. Los escenarios con esa nieve son una auténtica maravilla, pero los efectos especiales que salen en la película, aunque pocos, quedan muy bien integrados en la película, como Gris o el sistema de personalidad en 3D del robot prototipo.

Quizás, una de las cosas buenas que tiene la película es que te pones a investigar sobre su director, Kike Maíllo, al igual que ya lo hiciese tiempo atrás cuando vi Tesis, la primera película de Alejandro Amenábar y descubría su corto Luna en este caso me he visto los dos cortos de Kike Maíllo, Los Perros de Pavlov y Las Cabras de Freud, y lo único que puedo hacer es recomendarlos, sobretodo el de los perros.