4 abril 2009Osaka

Este día fue lo que llamamos “día de descanso“, aunque por supuesto, poco descansamos.

Quizás sea día de descanso porque ese día en vez de despertarnos a las 7:30AM, nos levantamos a las 10.Los planes eran sencillos, ir al Umeda Sky Building para ver las vistas de día y después pasarnos por el Yodobashi Camera que habiamos visto 2 días antes en Osaka.Fuimos a la estación de Kyoto y nos subimos a un tren (como no estaba tan lejos Osaka, cogimos uno normal y no un Shinkansen).

Para ir al Umeda Sky Building pensamos que lo mejor era llegar a la estación de Osaka y desde allí la “loop line” hasta la parada de Umeda.La verdad es que nos equivocamos bastante… Cuando ya estabamos en el tren empezamos a mirar el plano de paradas de esa línea, y… no había ninguna parada que se llamase Umeda.Decidimos bajar en la siguiente parada y coger un tren de vuelta a la estación de Osaka, y desde allí mirar como ir hacia la estación de Umeda.Salimos del tren y nos subimos al que había justo enfrente, ya que normalmente el de enfrente va dirección contraria al que vas subido. Pero más lejos de la realidad, el tren que acababamos de coger partió en el mismo rumbo al que habiamos dejado.Volvimos a bajar en la siguiente estación y esperamos a que llegase un tren que nos llevase a la estación de Osaka. Pero como en ese momento pasaba por allí un tren decorado con motivos de la “Universal”, pues subimos porque nos hizo gracia.Volvimos a bajarnos en la siguiente estación y esta vez si que cogimos un tren que nos llevase hasta la estación de Osaka. Pero estabamos tan entretenidos hablando, que se nos pasó la parada. Así que volvimos a bajar y ya cuando estabamos llegando a la estación de Osaka, vimos que detrás de esta estaba el Yodobashi Camera… por lo que me acordé de una cosa. La estación de Metro donde bajamos la otra vez era la estación de Umeda, pero en las líneas de la JR se correspondía a la de Osaka. Total… como era el día libre, no teniamos prisa alguna.Yodobashi KameraPor desgracia (o suerte porque era el día de descanso) llovía bastante. Lo primero que hicimos fue ir hacia el Yodobashi Camera y darnos una vuelta por todo el edificio: sección de fotografia, de figuras, maquetas,ordenadores, videojuegos. La verdad es que a mi los pies me estaban matando, y eso que ese día no habiamos andado nada, pero ya llevabamos varios días caminando sin parar. Mientras Óscar se compraba un par de juegos, yo me daba una vuelta por los pasillos, la verdad es que sin mirar nada en concreto, simplemente para calmar los pies ya que al andar se me pasaba bastante el dolor.En la sección de figuras vi que tenían varias maquetas de coches de Initial D. Tenía pensado en comprarme una del RX-7 de Keisuke en Project D y otra del AE86 de Takumi. Pero no quería ir cargado durante el resto del día, así que las acabé dejando antes de ir a la caja.Umeda Sky Building.

Salimos del centro comercial y nos dirigimos al Umeda Sky Building. Muy poca gente había ese día en el enorme y extraño rascacielos. Subimos por la escalera mecánica hasta la planta de los cines y compramos la entrada. Después subimos en el ascensor hasta la planta de la tienda.Mientras yo intentaba arreglar la cámara sentado en un extraño sillón mirando el paisaje, ya que el autofocus se habí estropeado, Óscar se fue a dar una vuelta por la tienda.Tuve la mala suerte de no poderlo arreglar, así que fuí en busca de Óscar y también miré un poco los artículos de la tienda. Desde una Geisha que movía la cabeza, hasta los candados con forma de corazón que los enamorados ponían en la azotea del edificio. Estuve apunto de comprar uno para la maleta, ya que la llave la había perdido con la cartera, pero la verdad es que no se veían muy resistentes y tampoco me atraía la idea de ponerme un candado con forma de corazón en la maleta…Subimos a la terraza, y la verdad es que la lluvía no nos dejaba ver muy a lo lejos, a eso yo le añadiría un poco de niebla. Dimos la vuelta lo más rápido posible, yo haciendo algunas fotos y volvimos a la planta de la tienda.

La verdad es que no hacía buen tiempo, y para ir a la estación debiamos pasar por bastantes sitios sin cobijo. Así que decidimos esperar a que se calmará un poco el día apalancados en uno de aquellos comodísimos sillones que había en el interior del edificio y ante la atenta mirada de las chicas de información.

Una hora después parecía que no llovía tanto, así que decidimos bajar del edificio. Al llegar abajo de las escaleras mecánicas, vimos a una chica que informaba de algo y señalaba unas escaleras que bajaban más.Salimos a la calle, pero no nos vimos con ánimo de ir hacía la estación debido a la lluvía, así que decidimos bajar a la planta baja del edificio. Allí vimos algo que nos gustó. Era una especie de centro comercial decorado como calles antiguas japonesas donde habían varios restaurantes y tiendas de comida.

Tras dar una vuelta vimos un sitio en el cual tenían un cartel fuera que ponía algo de arroz al curry, por lo tanto entramos.Pero cuando nos trajeron la carta vimos que donde habiamos entrado no era un restaurante, sino una especie de pastelería donde podías pedir varios postres japoneses, entre ellos mochi y un enorme molinillo para hacerte tu mismo el té.

Poco entendiamos de la carta, así que decidimos pedir un plato que tenía buena pinta, más que nada para no hacer el feo de habernos sentado e irnos sin tomar nada.El plato que nos trajeron llevaba un dango y varios trozos de una gelatina que no estaba mal del todo.

Nos comimos todo, que la verdad estaba bastante bien,  y después de pagar volvimos a salir a aquellas callejuelas del centro comercial en busca de un sitio donde hubiese algo más normal para comer.Pasamos por al lado de un chico que limpiaba el suelo de las galerias que estaban con el suelo mojado debido a la gente que entraba de la calle. Y si ya se nos quedo mirando con mala cara cuando pasamos dirección a la salida buscando un restaurante y para ver si aún llovía, peor nos miró cuando volvimos a pasar.Como no vimos ningún lugar que pareciese abierto a esa hora, (ya eran más de las 15 horas) decidimos que lo mejor era volver a Kyoto y comer allí.Nos fuimos hacia la salida por la que habiamos entrado al centro comercial y de allí nos dirigimos hasta la estación de tren. Pero al pasar por delante del Yodobashi Camera, pensé que quizás nunca tendría la oportunidad de comprar maquetas de Initial D y el precio no era tan caro. Así que volvimos a entrar al Yodobashi Camera para comprarlas.A parte de las dos de Initial D vi unas cuantas de coches clásicos y también cogí dos maquetas de unos Mazda, el Mazda Carol y el R360.Mientras iba a la caja a comprarlos, delante mio había un japonés que se iba a comprar un casco de  stormtrooper de la “Guerra de las Galaxias”Tras pagar lo que me costaron las 4 maquetas volvimos a la estación de Osaka y cogimos un tren hasta Kyoto.Al llegar a Kyoto nos fuimos dirección al hotel cogiendo el metro hasta la estación Gojo, y como aún no habiamos comido a las 17:30 salimos por la salida que nos llevaba al Coco Ichiban y allí nos comimos un plato de arroz al curry.Esta vez nos trajeron una salsa que le daba un sabor que tampoco estaba mal. Además de las verduras que te ponían en la mesa por si querías echarte y mezclarla con el arroz.

Acabamos de comer (o merendar por las horas…) y nos dirigimos hacia el hotel para darnos una ducha. Y después, cuando ya había anochecido, decidimos ir a ver uno de los lugares con iluminación especial para la temporada del Hanami, el Castillo de Nijo.Volvimos a la estación de metro de Gojo y cogimos el metro de la Karasuma Line hasta la parada Karasuma Oike, y allí hicimos transbordo a la Tozai Line hasta la parada Nijo-mae.Fuimos a las taquillas automáticas y compramos dos entradas.

Aunque no se podía visitar todo el castillo, la ruta que dejaban hacer por donde estaban los cerezos era bastante interesante.Para empezar ibamos por al lado de las murallas interiores hasta la entrada del jardín Honmaru en el cual podía verse el puente que llevaba a dicho jardín y las murallas iluminadas. El efecto del agua que hacía la luz sobre las murallas era una maravilla.

Continuabamos para ver la casa Houn-tei iluminada en el jardín Seiryuen y también varios cerezos bastante altos y con muchos pétalos.Seguimos caminando hasta llegar a un bonito pasillo de lamparas estilo japones en el suelo a la altura de la zona del museo, allí nos obligaban a desviarnos hacia la derecha hacia la zona de la cocina y el almacen, esa zona estaba llena de puestecitos de comida y una sala donde habían dado un concierto de Shamisen.

Por último salimos fuera del castillo por la misma puerta que habiamos entrados. Me gustó la iluminación de las murallas, así que puse el trípode para sacar una foto, y menos mal que me avisó Óscar, porque sin querer me había metido delante de una chica japonesa que intentaba hacer una foto a la entrada principal.

Caminamos hasta el metro y volvimos dirección al hotel.De paso por el Lawson decidí comprar algo para cenar. Y la verdad que quizás lo mejor fue no comprar nada, no me gusto el sabor de lo que comí.Para empezar compré un rollo de sushi que creo que llevaba natto porque estaba asqueroso. Después también me compré una bola de Onigiri, pero no se si es porque ya había comido de lo otro o porque llevaba judías negras, que tampoco me gustó. Y para beber… para beber me compré una cerveza kirin con limón, tipo las shandy que bebemos por aquí, pero mucho más mala…