En una época en la que habían pocas videoconsolas, nadie se peleó por la exclusividad de E.T. cuando salió a pesar de que a Atari les costase la nada despreciable cifra para la época de 125.000 dólares. Fue exclusivo, se gastaron una pasta, y no la recuperaron porque dicen que fue una auténtica mierda.

¿En serio? Pues yo creo que era un juegazo que no se valoró, con un proceso de creación de poco más de 5 meses, el señor Howard Scott Warshaw nos traía una joya que a día de hoy no ha sido superada, ni en gráficos, ni en música, ni jugabilidad y aún mejor, ni siquiera los bugs de esta generación están al nivel de los que se vieron en E.T. 

La cabeza de E.T. de la presentación, gráficamente parecen dos tetas con protuberancias, nota final: 7 + 1, por los bultos.