Siempre que hay algo relacionado con Hiroshi Abe suelo verlo, la verdad es que debe ser el único actor japonés que me gusta como actúa y lo ha hecho en diferentes facetas, como películas de samurai, comedias o dramas.

En este caso hará de Lucius Modestus en la adaptación el manga Thermae Romae de Mari Yamazaki, y para mi mejora en algunos aspectos la obra original en papel y al anime, el cual estaba realizado en flash. Una de esas mejoras es en el personaje femenino que siempre saldrá en todas las apariciones de Lucius en el Japón actual y que estará interpretado por Aya Ueto.

Historia

Lucius Modestus es un arquitecto que ha estudiado en las grandes escuelas de su oficio e incluso ha viajado a Athenas para aprender su arquitectura, pero cuando le encargan unos nuevos baños termales deshechan sus planos diciendo que sus ideas están obsoletas y que los romanos necesitan nuevas ideas para pasar por los difíciles momentos en los que se encuentran con la modernización del país bajo el emperador tirano Hadriano.

Deprimido, Marcus, su mejor amigo le invita a pasar el rato en las termas, pero allí ve que la tranquilidad que se suponía debía haber en esos momentos han desaparecido, luchas grecorromanas, niños correteando, vendedores ambulantes y otras distracciones hacen que lo mejor para estar tranquilo sea sumergirse bajo el agua.

En ese momento ve un agujero en una de las paredes del fondo de la terma, y cuando se acerca es absorbido por él apareciendo en un tranquilo baño japonés rodeado de ancianos. Pero Lucius no sabe que está en el futuro y confunde a los japoneses por unos esclavos de una tribu a la que llama cara-planas y que tal y como va viendo tienen mayor tecnología en sus baños que la que tienen en las termas romanas. Ahí también se cruzará por primera vez con una joven aspirante a mangaka llamada Mami a la que le recordará a Kenshiro.

Sin saber como, Lucius vuelve a las termas romanas y allí copiará las ideas de los baños japoneses, pasando de ser un arquitecto sin ideas a ser el arquitecto más famoso en toda Roma. A partir de ahí Lucius cada vez que se sumerja en cualquier lugar con agua aparecerá en un lugar de Japón relacionado con la idea para unas termas que le han solicitado copiando la tecnología actual para su tiempo y siendo incluso solicitado por el Emperador Hadriano para que le construya unas.

Opinión

A pesar de no haberme leído el manga ni visto el anime decidí verme la película, más que nada por Hiroshi Abe (Me enteré de que salía Aya Ueto cuando acabó la película…) y he de decir que tras ver la película y leer el manga en este último se echa en falta más cosas y más interacción de Lucius con el Japón actual.

Uno de los añadidos que menos me ha gustado son en las transiciones acuáticas entre los dos mundos y en el que sale un tenor cantando intercalandose con el viaje subacuático de Lucius. Pero otros como Mami si que me ha gustado, y encima de algo que a mi me ha parecido un guiño, es una gran fan de Kenshiro de Hokuto no Ken teniendo incluso posters del protagonista de la serie en su habitación además de decir algunas frases típicas del anime. Y es que hay que decir que Hiroshi Abe es el actual doblador de Kenshiro y que sustituyó a otro grande, Akira Kamiya.

Este último guiño no está en el anime, pero si se hace referencia a que Lucius se parece a Hiroshi Abe e incluso sale un póster de la película en el primer capítulo cuando se lo dicen, en el manga no he visto ninguno de estos guiños.

La película ha sido rodada en unos estudios italianos, supongo que para los escenarios y las termas romanas y dan muy buen resultado, también se han usado diferentes baños termales japoneses, la verdad es que ha sido un buen trabajo de localización.

La película se me ha hecho entretenida, y salvo los momentos opera que acababan cansando me ha gustado.