Después de un tiempo para aprenderme el título del juego, por fin antes de que saliese a la venta sabía decirlo… porque, ¿cuántas veces lo habré llamado Sykrim? y es que a mi me sonaba mejor y era más fácil de decir y todo… y bueno, mejor eso que llamarlo Skrym.

La verdad es que no sabía si me iba a gustar o no, y más aún sin haber probado ningún otro juego de la saga, ni siquiera el tan famoso Oblivion, que juro que me haré con él y algún día me lo pasaré. Pero tuve la suerte de poder hacer el trueque en cierta cadena de electrodomésticos y demás, y endiñarles sin que se diesen cuenta un Mafia II versión UK, por lo que por 39’90€ no me lo pensé mucho y se vino pa casita. El juego de momento transmite buenas sensaciones, por lo menos en las casi 60 horas de juego que llevo y creo que va para largo.

Del juego que decir, es impresionante e inmenso, y en las poco más de 8 horas que te duran juegos como el Uncharted 3 o el Ace Combat: Assault Horizon, en Skyrim puedes haber avanzado bastante en la historia o simplemente haberte hecho dos o tres misiones secundarias. Eso sí, ninguno de los otros dos tienen que ver con este, son estilo de juegos diferentes y cada uno bueno en el tipo de juego al que pertenecen.

Pero bueno, creo que lo mejor es que empecemos con mi opinión del juego, pero antes, un poco de la historia del juego. Eso sí, antes dadle al PLAY y disfrutad, tanto del texto, como de la excelente banda sonora del juego.

Imagen de previsualización de YouTube

♫ ~SONS OF SKYRIM~ 

Dovahkiin, Dovahkiin
Naal ok zin vos vahrin
Wah dein vokul mahfaraak ahst vaal
Ahrk fin norok paal graan
Fod nust hon zindro zaan
Dovahkiin, fah hin, kogaan mu draal

Huzrah nu, kul do od,wah aan bok lingrah vod
Aahrk fin tey,boziik fun, do fin gein!

Wo lost fron wah ney dov,
ahrk fin reyliik do jul,
voth aan suleyk wah ronit faal krein!

Vey zeim hokoron,
in do kein, saviik do Keizaal tiid!
Alduin, feyn do jun,
kruziik vokun,
voth aan bahlok wah diivon fin lein!

Nuz aan sul, fent alok,
fod fin vul dovah nok,
fen kos nahlot mahfaeraak ahrk ruz!
Paaz Keizaal fen kos stin nol bein Alduin jot!

Dovahkiin, Dovahkiin
Naal ok zin vos vahrin
Wah dein vokul mahfaraak ahst vaal
Ahrk fin norok paal graan
Fod nust hon zindro zaan
Dovahkiin, fah hin, kogaan mu draal

ahrk fin kel lost prodahdo ved viing ko fin krahtol fod zeymah win kein meyz fundein
Alduin feyn do junkruziik vokun staadnauvoth aan bahlok wah diivon fin lein

FUS RO DAH!

Historia

Han pasado ya 200 años después de lo acontecido en Oblivion, unos carruajes con varios presos de los Capas de la Tormenta se dirigen hacia Helgen para ser ejecutados. Entre ellos está su líder, Ulfric, el cual es acusado de matar al rey de Skyrim y tú, una persona que ha sido apresada por error como parte de los hombres del asesino.

Así que, depués de ver como decapitan a un Capa de la Tormenta en el patíbulo, llega tu hora de ser decapitado. Pero algo inesperado ocurre: aparece un dragón y empieza a destruirlo todo pudiendo escapar por los pelos gracias a la ayuda de uno de los guardias antes de que todo Helgen sea arrasado.

Los dos conseguís llegar a Cauce Boscoso y desde allí te dirigirás a Carrera Blanca para encontrarte con el jarl Balgruuf en su castillo situado en la Cuenca del Dragón, lo más alto de la ciudad y allí ponerle al corriente de lo sucedido en Helgen.

Después de hacer unos cuantos encargos al jarl y a su hechicero, el protagonista vuelve a Carrera Blanca para descubrir que está siendo atacada por un dragón, así que te unes a la defensa de la ciudad para intentar acabar con él y, para sorpresa de todos, cuando lo eliminan el alma del dragón se introduce en tu interior, por lo cual se descubre que eres el Dovahkiin, el Sangre de Dragón, descendiente de los héroes que podían usar el grito de dragón y los únicos que podían acabar con las criaturas aladas.

Jugabilidad

¿Habéis jugado a alguno de los últimos Fallout? Seguro que sí, pero no me apetece compararlo con otro título de Bethesda (el cual disfruté a lo grande) si no que me apetece hacerlo como es, ya que digamos  que hay dos grandes diferencias entre los dos juegos, y es que mientras en la saga post-apocalíptica me decanto más por las armas de fuego, en Skyrim, al no haber (aunque se pueda usar el arco o la magia, no es lo mismo) me quedo con las armas de combate cuerpo a cuerpo.

Para empezar la aventura se nos dará la posibilidad de escoger entre diez razas diferentes, entre las que encontraremos varias de seres humanos, varios de elfos, una de orcos, otra de Khajiita y una última de Argonianos. Sea cual sea nuestra elección, acabaremos siendo el Dovahkiin.

Los seres humanos se componen de Nórdicos, provenientes de las frías tierras de Skyrim, los imperiales de Cyrodiil, los Guardias Rojos del páramo del martillo, los Bretones tendrán gran conocimiento de las artes mágicas.

En cuanto a los elfos, tendremos a los Altos Elfos provenientes de la Isla de Estivalia y tienen un gran control de las artes arcanas, los Elfos del Bosque que provienen la provincia de Tamriel, de un bosque al oeste del Bosque Valen y los Elfos Oscuros que provienen de Morrowind.

Las otras tres razas restantes son la de los Orcos de Wrothgaria y de la Cola de Dragón, los Khajiita, seres felinos de las regiones de Elsweyr y los Argonianos, seres con cara de reptil provenientes de los pantanos de la Ciénaga Negra.

El personaje podremos crearlo a nuestro antojo incluso editando los rasgos faciales, pelo y cicatrices. Mi elección ha sido la raza de los Imperiales, los cuales tienen un ataque especial llamado la Voz del Emperador que calma a los enemigos y que solo pueden utilizar una vez al día. El personaje que me he creado ha sido un abuelete con barba blanca y con un ojo bizco, todo un guerrero curtido en mil batallas.

Rah Zar Dous, el Bizco

Después de seleccionar a nuestro personaje, será cuando empiece la aventura. En un principio solo podremos seguir la historia que nuestros amigos de Bethesda nos presenta, pero habrá un punto en el que podremos decidir lo que queremos hacer y habrá alguna persona en las bastas tierras de Skyrim que necesitaran ayuda y para eso estaremos nosotros, para ayudarlos. Y será así como empezaremos a tener bastantes misiones que no tienen nada con la principal, algunas lejanas, otras cercanas, unas de realizar ciertas acciones y otras que nos llevarán a desconocidas mazmorras donde seremos pasto de nuestros enemigos si no tenemos a nuestro personaje con un buen nivel y buen equipo. Será nuestra la decisión de enfrentarnos a ellos o salir por patas.

En Skyrim no nos aburriremos, eso por lo menos lo tenemos asegurado, y es que esas misiones secundarias a veces pueden durarte incluso más que algunos de los juegos que estamos viendo últimamente en el mercado, cosa que hace que los programadores se merezcan un monumento ya que esta vez si que merece la pena pagar lo que vale a pesar de los bugs que suelen tener este tipo de juegos, de los que sinceramente, aparte de una misión que el destino me lo indica en un lugar donde no es o de llevar una flecha clavada en la cabeza que desaparecía al cabo de un rato, no he sufrido ningún otro.

El sufrimiento y ver la impotencia que tienes cuando intentas derrotar a un dragón para conseguir sus almas que te permiten aprender nuevos gritos, junto a la palabras en Draconiano (la lengua de los dragones) que encuentras en algunas mazmorras, hace que incluso a veces estés a punto de tirar el mando contra la pantalla, ya que no todos los dragones son fáciles. Habrán algunos que contaremos con la ayuda de la gente que hay en el lugar cuando llega uno, los cuales al grito de “¡Dragóooon!” nos avisarán de su llegada y que a veces gracias a ellos conseguiremos vencerlos (y sacar pecho al habernos cargado un puto dragón), pero habrá otros a los que nos tendremos que enfrentar nosotros solos con la única ayuda de nuestro grito “Fus Ro Dah“, nuestro arco, nuestra espada, nuestra magia y si tenemos suerte, con la invocación de un Astronach de fuego. Pero aún así, de un solo ataque moriremos.

Por lo tanto las misiones secundarias y el ir de un lugar del mapeado a otro nos servirá para ganar niveles y poder mejorar nuestras estadísticas a nuestro antojo, pudiendo mejorar cosas como el poder de la magia, la velocidad de recarga de esta, el manejo de espadas a una o dos manos, nuestro nivel de herrería para poder hacer armas o armaduras más potentes y muchas más serán las opciones que podremos mejorar de nuestro personaje, tantas que yo a veces no se en que utilizar los puntos de mejora y espero a ver si más adelante necesitaré mejorar una cosa u otra… Y aparte de eso también tendremos que ir consiguiendo mejores armas o armaduras en algunas mazmorras o tiendas pudiendo modificarlas y embrujarlas con algún elemento gracias a la alquimia. Incluso podremos potenciar una sola característica del personaje utilizando los tótem que encontraremos de vez en cuando.

El mapeado es inmenso y tiene desde zonas verdes hasta montañas nevadas y de difícil acceso aunque, ¿quién no ha ido saltando de un lado a otro por las montañas por las que no se puede subir normalmente hasta alcanzar la cima?  Aún así no solo iremos caminando, si no que podremos comprar (o robar) un caballo y cabalgar a sus lomos o utilizar los carromatos que nos llevarán a las principales ciudades de Skyrim, también, y una vez visitado algún lugar, podremos trasladarnos rápidamente mediante el mapa, un mapa al que a veces se le echa en falta algo más de claridad para saber por donde acceder a alguno de los lugares a los que solo podremos ir por una de las laderas de la montaña.

En nuestro viaje por las tierras nórdicas de Tamriel encontraremos bandidos, miembros de otras facciones contra los que tendremos que combatir, fauna salvaje, antiguos guerreros que se levantarán de sus tumbas a nuestro paso o incluso vampiros y magos que podrán invocar o controlar distintas bestias. De esos enemigos podremos obtener oro, armas o armaduras, incluso podremos conseguir material para mejorar nuestro equipo o algo de dinero por su venta. Pero también tendremos que tener cuidado ya que todo eso pesa y nuestro personaje solo podrá llevar una cantidad limitada de kilos, si lo cargamos demasiado no podremos correr y ni siquiera podremos ir rápidamente de un lugar a otro desde el mapa por lo que a veces no nos quedará más remedio que deshacernos de una armadura que nos gustaba pero que no tiene tanta defensa como la que llevamos equipada.

Para jugar podremos elegir si hacerlo en primera persona o en tercera. La vista en primera es la que recomiendo ya que el juego está pensado para jugarlo así, pero a veces querremos ver lo bien que nos queda nuestra armadura y cambiaremos la vista a tercera persona solo para verla durante un rato, pero sin duda cambiaremos de vista en cuando entremos en combate ya que es menos preciso que la principal.

Quizás lo peor de todo sean los accesos al menú, lentos como ellos mismos y que podrían haberse currado un poco más, de todas formas en cuanto aprendes a utilizar los accesos directos de la cruceta la cosa va algo más fluída, pero es que hay tal cantidad de objetos, que a veces puedes tirarte media hora buscando una poción de curación en el menú de pociones. Por suerte la puedes poner en favoritos y con la cruceta hacia arriba o hacia abajo poder acceder a ella inmediatamente.

Gráficos

Los gráficos de este Elder Scroll son impresionantes superando a Oblivion e incluso a los Fallout. A pesar de que en este caso no tengamos lugares reales, como en la saga mencionada, tenemos unos excelentes escenarios que entran por los ojos, montañas nevadas, llanuras, ruinas, mazmorras, gigantestas estatuas. Todos los escenarios serán espectaculares y a veces nos quedaremos quietos en lo alto de una montaña viendo un impresionante amanecer.

Por si fuera poco los movimientos del personaje en tercera persona ya no son tan acartonados como en anteriores juegos de la compañía y podremos disfrutar un rato viendo correr a nuestro personaje por las inmensas estepas de Skyrim. Vale, no tenemos a las tías más buenas del mundo de los videojuegos, es más los personajes secundarios me recuerdan a los de Fallout pero a lo medieval, pero aún así cumplen muy bien y, salvo los enemigos que se repiten, nos encontramos diferentes personajes en cada ciudad que visitamos.

Es en los momentos de carga en los que podremos apreciar el gran trabajo realizado por Bethesda en cuanto a la creación de armamento, objetos, enemigos y todo lo que podemos encontrar en este mundo medieval. Quizás en lo que falle el juego, y no es que sea un gran defecto, la verdad, será en alguna mazmorra en la que la calidad de las texturas parecen más bajas de las que podemos ver en todo el juego. Pero si dejamos eso de lado, veremos un mundo muy bien recreado.

Del modelado de los dragones os hablaría… pero es que dan tanto miedo que en cuanto aparece uno salgo cagando leches… No, en serio, el modelado de los dragones es impresionante, sobretodo el de Alduin, nuestra nemesis en este juego.

He de decir que estoy jugando a la versión de Xbox 360 y que paso de comparativas de que si el juego se ve mejor o peor en esta consola o en PS3 (a menos que sea para tocar los cojones o trollear), pero sinceramente no veo diferencias de uno a otro y seguro que lo compréis en la consola que lo compréis lo disfrutaréis igual, salvo que lo compréis para PC, que seguro que ahí se ve mucho mejor que en estas dos versiones. El trabajo gráfico realizado por Bethesda puede disfrutarse tanto en una versión como en otras.

Sonido

Si hay una cosa en la que ha mejorado Skyrim respecto a los Fallout es en el doblaje. Aunque las voces se repiten de un personaje a otro y de un pueblo a otro y de que las mismas frases las utilicen tanto personajes másculinos como femeninos, la calidad de doblaje es superior al juego mencionado anteriormente, y además, juraría no haber escuchado a Bart Simpson, aunque puede que me haya fallado el oído.

En cuanto a sonido, lo más destacable del juego, y que hace que te cueste empezar a jugar una partida, es la canción Sons of Skyrim (la cual podéis escuchar ahí arriba hasta que la vuelva a quitar Bethesda de youtube…) y que es tan épica que no dudas en dejarla sonar unas dos o tres veces antes de meterte de lleno en la aventura. Aunque esa no será la única vez que suene ya que en los enfrentamientos contra los dragones también sonará e incluso hará que te levantes y grites “Fus Ro Dah!” contra la pantalla del televisor.

Pero no será la única canción que merece la pena del juego, cualquiera que suene mientras recorremos Skyrim están muy bien. Los sonidos ambientales, ya sean del viento o la lluvía, agua filtrándose por las paredes de una mazmorra o de cualquiera de los sonidos de las bestias que nos encontremos, aunque no se si estará el famoso grito de Wilhelm.

Opinión

The Elder Scrolls V: Skyrim es un juego inmenso, un juego que te puede durar meses y meses y aún no habrás realizado ni lo más mínimo del modo historia ya que tienes tanta libertad que en vez de hacer las misiones principales deambularás por el basto mapeado en vez de dedicarte a la misión principal.

Los diseños de escenarios, ropa, armas, todo cuenta con unos excepcionales diseños, la historia y las diferentes religiones, leyendas, la vida de cada habitante de Skyrim o las distintas facciones enfrentadas unas a otras mientras empiezan a renacer los dragones muertos siglos atrás. Todo está tan bien detallado y explicado que dejan en pañales a cualquier libro del género que hayáis podido leer.

Un juego que sin duda os recomiendo y que, desde el día que lo probé, sin duda para mi es uno de los GOTY de este año.

Imágenes