Después de Terminator 3 que nos dejaba un final muy abierto donde se veía que por fin llegaba el «Día del Juicio Final», se nos presenta esta película donde por fin podemos ver la guerra contra las máquinas y los comienzos de la Resistencia, con John Connor como un soldado en sus filas.A pesar de ser un simple soldado y no ser el líder de la resistencia, todo el mundo conoce perfectamente lo que sucederá y confían en él, por lo que siempre esperarán sus palabras para atacar.La película empieza en el pasado, con un hombre llamado Marcus Wright que está en el corredor de la muerte y cede su cuerpo a Cyberdine.En el futuro, la Resistencia lanza un ataque para acabar con una fábrica de Skynet donde John puede ver que las máquinas recolectan humanos para hacer pruebas para el nuevo Terminator, el T-800. Pero por lo que puede ver en los planos, la nueva máquina es diferente a la que él conocía.Cuando la misión está a punto de finalizar John sube a un helicóptero para perseguir a una nave de Skynet, pero cuando empieza a alejarse del lugar, la fábrica de Skynet estalla y él es el único que sobrevive.Es después de esa explosión cuando Kyle Reese (el hombre que viajó al pasado en Terminator para defender a Sarah Connor) se encuentra con un extraño hombre llamado Marcus.Me ha gustado bastante, a pesar de no explicar mucho y tener una historia sencilla, engancha y apenas tiene efectos protécnicos. Le he echado a faltar más Terminators y alguna batalla contra muchas máquinas en campo abierto, pero supongo que eso será cuando las cosas se pongan aún feas y Skynet suelte a los T-800 en masa.Además de eso, por el final de la película tenemos una agradable sorpresa. No es una gran película, pero por las actuaciones de Christian Bale, Sam Worthington  y el resto del reparto, así como por ser parte de la saga Terminator, merece la pena.