En está entrada ya dije que hablaría sobre los taxis japoneses, así que aquí va mi explicación que espero que le sirva a alguien de ayuda.

Una de las cosas que vereís en Japón será la cantidad de compañías de taxi que hay. Todas se diferencian entre si por el color del taxi o por el símbolo que llevan sobre el techo. Un elefante, un trebol, un corazón, etc.

Otra diferencia es su forma ya que la mayoría suelen ser “Crown Comfort”. Crown es una marca de Toyota igual que lo és Lexus. Y para facilitar la maniobra del taxista suelen llevar los retrovisores en la parte delantera del capó.

Pero si queremos coger uno es cuando empieza la aventura. Y no lo digo porque sea díficil, lo digo por varias cosas. Cuando le das la señal al taxista este se acerca a donde estais y enciende los 4 intermitentes (hasta ahí lo normal), pero cuando está a tu altura tu no tienes que hacer nada ya que el conductor te abre las puertas con una palanca automática y cuando estás dentro la cierran igualmente.Para llamar al taxi hay que asegurarse de una cosa: cartel rojo, taxi libre y cartel verde, taxi ocupado.

El interior es como el modelo del coche, comfort, y es que es muy comodo con unos acabados de los asientos en ganchillo.El taximetro no va por tiempo como estamos acostumbrados (o almenos en los que subimos nosotros), si no que va por distancia recorrida, cuanto más distancia, más caro, así que hay que tener cuidado y saber si vamos a algún sitio cercano o lejos, así no nos costará tanto como las leyendas que hablan de que los taxis allí son caros.Todos suelen tener un precio inicial, recuerdo uno que eran 785Y y que al cabo de 1750 metros empezaba a subir cada tantos metros que recorría.

Y por último, y es una teoría, todos los taxistas son gente que pasan de los 50 años, no hemos visto ningún taxistas más joven, y nuestra teoría era que son gente que han perdido el trabajo (como sabeis en Japón los jovenes son las personas más valoradas para el trabajo y es más fácil que despidan a la gente mayor), así que se han sacado la licencia de taxi. Es curioso ver que todos los taxistas llevan una foto en el parasol o “clavada” en el salpicadero con todos sus datos para que el cliente sepa quien los lleva, y también es curioso ver como todos tienen la misma cara de felicidad y una gran sonrisa. Una sonrisa que inspira confianza.Y es que esa confianza hace falta, porque los vereis ir a toda prisa, a pasar por los callejones más estrechos sin apenas girar la cabeza y a muchas cosas más para que el cliente esté contento.

Como siempre, una diferencia más y una demostración de como se hacen bien las cosas.Y aquí tenemos uno de los taxis que se salían del standard.

El video es de mala calidad, pero la cámara que usé en el 2007 era algo malilla y con el sol que había grababa demasiado blanco, aún así se ve como se abre la puerta antes de llegar y como se cierra antes de irse, accionada por el taxista.