Segundo dorama que me veo de Hiroshi Abe, y es que me esta gustando su forma de actuar.Pensaba que su forma de actuar me recordaría mucho a Kekkon Dekinai Otoko, pero después de ver el primer episodio enseguida te olvidas de que es el mismo actor.Al contrario que la otra serie que ví de él, este es un dorama en toda regla con un final muy inesperado y muy, muy dramático. Mención aparte la melodía principal de la serie que es muy melancólica y una maravilla.Pero no solo me ha gustado la actuación de Hiroshi Abe, también me ha sorprendido la de Nozomi Ohashi, una niña de 10 años que borda el papel. Como curiosidad cantó la canción del Ending de Ponyo del estudio Ghibli.HistoriaHace 9 años Haruo Sakura era un yakuza que decidió abandonar la organización donde trabajaba por su prometida, Mariko, la cual tenía una grave enfermedad, y encontrar un trabajo honrado para poder pagar su operación. Cuando el jefe yakuza se entera de eso y tras darle una paliza le dice que si acaba con la vida del líder de la banda rival el le dará los 8 millones que hacen falta para pagar la operación.

Pero después de matar al líder yakuza y recibiendo una bala en la pierna es encarcelado, por lo que ha de decirle a Mariko que se olvide de él y busque la felicidad con otro hombre.Pasados los 9 años de condena, Haruo es puesto en libertad. Con el dinero que le dan por haber estado tanto tiempo en la cárcel entra en un restaurante para comer buena comida, pero al ir al lavabo alguien le roba el sobre del dinero y ha de huir sin pagar.Con solo unas cuantas monedas decide dormir en un Cyber donde conoce a Shiori y a Kojima. Después de que los dos no le dejan dormir por estar hablando en la cabina de al lado le pide a Shiori que le ayude a encontrar en internet la dirección de un bar en Shinjuku llamado Moonlight y propiedad de un antiguo yakuza y su mejor amigo.

Al día siguiente hablando con ese amigo descubre que Mariko estuvo con otro hombre pero que murió. Cosa que enfurece a Haruo y decide ir a la panadería propiedad de ese hombre, Yasushi Murakami, y averiguar que pasó con los 8 millones de Yens ya que sospecha que engañó a Mariko y los utilizó para abrir la tienda.Ante la negativa de Yasushi de que no sabe nada del dinero, Haruo lo amenaza con hacerle la vida imposible si no se lo devuelve. primero les planta una señal de una parada de autobús delante de la puerta para que no puedan abrir el negocio al día siguiente, y otro día una estatua de un templo, por lo que el panadero ha de devolver las cosas a su sitio que suelen estar bastante lejos.

Pero mientras está sentado pensativo en un banco conoce a una niña llamada Sachi a la cual le gusta mucho pintar y le dice a Haruo que no se vaya ya que sale en el dibujo que está haciendo. A pesar de decirle a la niña que es un hombre malo para asustarla, Sachi se hace muy buena amiga de él deseando verlo cada día y dándole pan ya que él está sin blanca.

Es entonces cuando Haruo se da cuenta de que Sachi es hija de Yasushi, y el panadero le dice a su hija que no puede volver a verlo.