Volvemos otra semana más con una de esas películas que están en cartelera, y en esta ocasión ha tocado la segunda parte de Sherlock Holmes de Guy Ritchie, Sherlock Holmes: Juego de Sombras. Con el regreso de Robert Downey Jr. como Sherlock, Jude Law como Watson y Naomi Rapace, que como no sale en el remake americano de «Millenium» pues por lo menos lo hace en esta peli.

He pasado un buen rato en el cine, pero creo que ha sido más por estar comiendo palomitas que por la película en si, ya que se hacía más llevadera al ser eso, una película mucho más palomitera que la primera.

Historia

Sherlock Holmes está obsesionado por los múltiples crímenes que están sucediendo e intenta convencer a su amigo Watson de que todos están relacionados con una persona, un profesor de matemáticas llamado James Moriarty.

Watson no quiere verse envuelto en nuevos casos del detective ya que ha decidido dejarlo y dedicarse más a su vida de casado ya que al día siguiente es su boda. Es por eso por lo que Sherlock lo llevará a una despedida de soltero a la que también acudirá el hermano de este, Mycroft Holmes. Pero parece que las verdaderas intenciones del detective no es la despedida de soltero de su colega, si no que es interrogar a una vidente gitana por una carta dirigida a ella y que tiene algo que ver con el caso de Moriarti.

Al día siguiente, en la boda de su amigo, Sherlock Holmes será invitado a hablar con Moriarti. Allí el criminal le hará saber que no piensa parar hasta acabar con ellos y, a pesar de que Sherlock le pide que no involucre a Watson, Moriarti le dirá que es demasiado tarde para ello, por lo que tendrá que ir a salvarlo de una muerte segura a manos de los hombres del criminal.

Opinión

Después de una hora y cuarto de película  te das cuenta de que no ha pasado nada y de que Moriarti a pesar de ser la némesis de Sherlock por antonomasia deja mucho que desear siendo un enemigo mucho menos terrible que el de la primera entrega, Lord Blackwood y la verdad es que después de ver que era Moriarti el que estaba detrás de todo el entramado de la película, esperaba que en Juego de Sombras fuese un enemigo a temer, pero no, solo está de relleno.

En esta ocasión Guy Ritchie también se luce ya que la película es mucho más de su estilo que la anterior con cámaras lentas, zooms, que a mi si, me gustan, pero quizás en alguna ocasión incluso se pasa. Otra de las cosas que pudimos ver en la primera película fue esa especie de sexto sentido de Sherlock que le hacía preveer los movimientos que harían sus enemigos y actuar en consecuencia pensando exactamente la secuencia que veremos a continuacón, en Juego de Sombras llega a salir una escena así hasta tres veces.

Y lo último es la forma de recolectar pistas de Sherlock. Por ejemplo sería algo así: Entran en una habitación, se ve una cafetera encendida en la que se fija y hacen un exagerado zoom sobre ella, posteriormente se fija en un tío apagando un cigarrillo el cual lo hace a cámara lenta. Pasados 10 minutos y tras lo que ha ocurrido, empieza a juntar piezas y ve que la cafetera y el fumador estaban relacionados con lo que acaba de pasarles.

Como película no está mal y es entretenida, pero no os esperéis algo como la primera entrega, a pesar de ser mucho más Guy Ritchie que la anterior le falla la historia. Aunque bueno, como no he leído ninguno de los libros originales de Sir Arthur Conan Doyle tampoco se si la trama de los libros es esta o está algo cambiada. Lo que si es seguro es que algunas situaciones y personajes si que están sacadas del libro.

También tengo que decir que las escenas de tiroteos y de peleas están muy bien dirigidas y me han encantado, así como las explosiones y los ya mencionados zoom y cámaras lentas que le dan un buen efecto a la película. De todas formas no es de esas películas que recomendaría.