El otro día mi hermano me dijo que me iba a enseñar una película que vio el año pasado en Sitges y que era bastante extraña. Pero después de ver 10 minutos de película con los primeros minutos más absurdos que recuerdo haber visto nunca, empezaba lo que de verdad si que lo era: un neumático cobraba vida y se empezaba a mover.

Pues sí, Rubber es eso, la historia de un neumático psicópata que no dudará en matar a todo aquel que se le cruce por delante. ¿Suena raro, verdad? Pues sí, la película lo es.

Historia

En un pequeño pueblo norteamericano va a tener lugar un espectáculo para un pequeño grupo de personas. En un largo camino lleno de sillas vacias, aparece un coche y poco a poco va rompiéndolas todas, cuando llega donde están los espectadores del maletero sale un hombre vestido de sheriff que les explica lo que van a ver y que, al igual que las grandes películas de Hollywood, no hay ninguna razón para lo que va a suceder.

Así que después de que se vaya el sheriff y su ayudante se les da unos prismáticos a los espectadores con los cuales podrán ver el espectáculo. Todos miran a través de ellos, pero nada sucede, hasta que uno de ellos se fija en un vertedero y todos miran a través de los prismáticos para ver como un neumático cobra vida.

En un principio le cuesta ponerse en pie y después de dar unas cuantas vueltas se cae, pero poco a poco se acostumbra y rueda a al perfección. Mientras va vagando por el desierto se encuentra con una botella de plástico que no duda en chafar, poco después un escorpión al que le pasa por encima, hasta que se encuentra con una botella de cristal que no puede romper pasándole por encima, por lo que decide utilizar su poder de psicoquinesis y revienta la botella ante los atónitos ojos de los espectadores.

Ya cansado y a punto de anochecer decide acostarse, y al día siguiente, después de despertarse consigue llegar a la carretera, donde un coche se cruza por delante suyo y gracias a sus poderes consigue hacer que se pare. Mientras la conductora intenta poner el coche en marcha, el neumático se va acercando peligrosamente a ella, pero justo cuando va a empezar a usar sus poderes en ella, aparece un coche que lo golpea y lo saca de la carretera, permitiendo así que la chica pueda arrancar su vehículo.

Robert, que así se llama el neumático, decide seguir al coche y buscar a la chica la cual se ha hospedado para pasar la noche en un motel del pueblo. Así que decide esperarla en una habitación contigua donde se pasa la noche viendo la tele. A la mañana siguiente, mientras se está tomando una ducha, la señora de la limpieza lo saca a la calle pensándose que no es más que una broma de algún loco.

El neumático se mosquea y vuelve a entrar a la habitación ante los atónitos ojos del hijo del dueño del hotel, y ya dentro le hace explotar la cabeza a la de la limpieza.

En un principio nadie creerá la historia del chico de que el asesino ha sido un neumático y para colmo el espectáculo no puede pararse ya que aún hay una persona viéndolo, por lo que el sheriff decide continuar con él y dar caza al supuesto asesino.

Opinión

Decir que la película es absurda es quedarse corto, lo que si es cierto es que es la película más original que he visto en los últimos tiempos, demostrando que con un poco de imaginación puede hacerse una película entretenida y que no tiene nada que ver con las típicas películas de Holywood.

Es cierto que en algún momento se me hizo pesada, sobretodo los primeros minutos que solo muestran como rueda el neumático. La película es corta, solo dura 1 hora y 15 minutos, por lo que se hace llevadero y algunas escenas están muy bien llevadas. Sobretodo las que aparece el sheriff.

Si queréis huir de las películas Made in Holywood y ver algo diferente, verla, no os garantizo que os guste, pero al menos pasaréis un buen rato.

Trailer