Nunca entenderé porque esta película se estrena ahora después de Rockanrolla. Y más concretamente cuando es una película del 2005. Con esto me refiero a que es una película de su mismo director, Guy Ritchie, además de estar protagonizada por su actor predilecto, Jason Statham. Lo que está claro es que ahora podemos disfrutar de esta película, que si bien se sale de las líneas marcadas por sus otros trabajos, no desmerece y es una película recomendable.

Jake Green (Statham) es un jugador que ha sido traicionado y ha pasado 7 años en la cárcel. Y cuando sale decide vengarse en una partida contra su mayor rival, un mafioso. Después de ganarle, su rival decide que no debe salir del edificio con vida. Pero gracias a un hombre que estaba hablando por teléfono y le da una tarjeta, consigue sobrevivir.

Ese hombre junto a un compañero son prestamistas, y le ofrecen a Jake un trato. Si quiere sobrevivir tiene que hacer lo que ellos digan y darles todo el dinero del que disponga. Es entonces cuando Jake se encuentra entre la espada y la pared, por un lado siendo buscado por los mafiosos y por otro siendo obligado a hacer lo que no quiere.

En esta película Ritchie nos cuenta una historia muy enrevesada, a veces difícil de seguir, y con algunas conversaciones demasiado flilosóficas. Pero cuando empiezas a atar cabos te sorprende.

Además ver a Jason Statham con melena no tiene precio.

Entrada Original: http://master-hunters.blogia.com/2009/012601-revolver.php