Esta es la última película de Jija Yanin. ¿Que no sabeis quien es? Eso es porque no habéis visto su primera película, Chocolate, una película de artes marciales donde interpretaba a una chica autista que repartía ostias como panes.

Si os gustan las artes marciales, mirad Chocolate, y por supuesto Raging Phoenix, donde Jija vuelve a repartir leña, pero esta vez el resto de actores también repartirán de lo lindo.

Historia

Deu es una chica huérfana que trabaja de batería en un grupo pero es despedida.

Deprimida se emborracha y mientras está en un parking desierto una furgoneta para a su lado e intentan secuestrarla.

Pero logra escaparse y antes de que la vuelvan a coger aparece Sarim, un chico que la salva. Rodeados de enemigos el chico es herido, aunque logra salvarla y llevársela a su guarida.

Allí conocerá a los compañeros  de Sarim y sabrá porque la han salvado. Los chicos están detrás de una organización que secuestra mujeres en Bangkok y sus novias fueron secuestradas delante de sus narices sin que ellos apenas se diesen cuenta.

Le dicen a Deu que lo mejor es que se vaya pero ella quiere ayudar por lo que les pide que le enseñen a luchar. La técnica de lucha de estos chicos mezcla el muay-thai con el breakdance además de que para aprenderlo antes tendrá que emborracharse ya que es parte de la técnica.

Opinión

Me gustó más Chocolate, pero esta tampoco está nada mal. Por fin oímos hablar a Jija y es que en su anterior película, además de autista era muda.

Las escenas de acción son una auténtica maravilla y en los primeros 20 minutos de película ya se pueden ver dos de estas escenas.