Conocido en Japón como “Zero: Tsukihami no Kamen” ha sido el primer Project Zero que no ha salido para la PS2 y el segundo programado por un estudio externo de Tecmo.

La tercera parte fue programada por Q&A Team los cuales ya habían hecho el Deception III: Dark Delusion (Trapt) de PS2 para Tecmo además del Jean D’Arc de Level 5 para la PSP.

Esta nueva parte ha tenido una gran participación por parte de Nintendo además de que el equipo programador ha sido el Grasshopper Manufacture con Suda51 a la cabeza y con varios juegos conocidos a sus espaldas como Killer 7, Blood+: One Night Kiss o las dos recientes partes del No More Heroes para la Wii.

Ya os hablé con anterioridad del Project Zero y del Project Zero 2 ~ Crimsom Butterfly y ahora le toca el turno a su cuarta parte. Algún día no muy lejano os hablaré de la tercera parte. Un poco desordenado todo, pero es como he podido jugarlo debido a que no tengo Wii y me la han tenido que dejar y la PS2 que tenía se me rompió (2 en total), por lo que me van a dejar una en 1 semana para jugar exclusivamente a ese juego que no me lo llegué a acabar por ese motivo.

Historia

En una isla llamada Rougetsu se celebra un ritual cada 10 años el día 17 de septiembre con una extraña máscara llamada la “Máscara del Eclipse Lunar”, en la que una chica conocida como Utsuwa baila y a su alrededor se situan 5 niñas de 10 años, llamadas Kanade, tocando un instrumento cada una y también con máscaras, igual que la audiencia que acude al ritual, esas máscaras están fabricadas por el escultor de máscaras Souetsu Takatsuki.

Pero cuando están realizando el ritual Kagura para comunicar el mundo de los vivos con el de los muertos ocurre algo insospechable y la máscara se parte en varios pedazos haciendo que la cara de la sacerdotisa que baila en ese ritual se distorsione, un fenomeno conocido como “Florecimiento”.

Muchas de las personas de la isla desaparecieron a causa de eso y ese día se le conocío como el “Día sin Sufrimiento” ya que todo aquel que miraba a la cara a Sakuya entraba también en ese mismo estado muriendo posteriormente ya que no podían soportarlo.

En 1970, la familia Haibara decide recuperar el ritual y Shigeto Haibara crea un hospital. En ese hospital se trata una enfermedad propia de la isla llamada el síndrome de la  “Luna Sedata” en el que los pacientes sufren perdidas de memoria y alucinaciones.

El ritual ha sido recuperado y su baile se ha convertido en una atracción turística escondiendo la verdadera intención de este.

A la vez que se realiza el ritual para los turistas, también se realiza otro en unas cuevas subterraneas. Pero durante el nuevo ritual la chica que lleva la máscara, Tsubaki Tono, una enfermera del hospital, muere junto a las cinco niñas que la rodean, pero en el otro Ritual las cinco Kanade y la Utsuwa sobreviven. Esa Utsuwa que era la hija de Haibara llamada Sakuya cae en coma y es encerrada en un sotano. Las cinco niñas con 7 años que habían sido secuestradas son rescatadas por un detective llamado Kirishima Chōshirō y que va tras You Haibara, hijo del director del hospital.

Dos años después misteriosamente desaparecen todos los habitantes de la isla.

10 años más tarde 2 de las cinco niñas secuestradas han muerto en extrañas circunstancias, apareciendo con la cara tapada con las manos como asustadas por algo. En la investigación que realizó la policía en la isla después de la desaparición de sus habitantes también encontraron a personas con ese gesto.

Es por eso que Misaki y Madoka deciden ir a la isla para descubrir que se esconde detrás de la muerte de sus amigas y porque todas ellas habían perdido sus recuerdos.

Pero Madoka se separa de Misaki y tras encontrar la Cámara Obscura es atacada por un fantasma y desaparece. Poco después, y preocupada por sus amigas, llega a la isla Ruka a la cual le seguirá  el detective Kirishima contratado por su madre.

Gráficos

No han evolucionado mucho, aunque a mi me gustaron más en el Project Zero 2, aunque quizás porque me gustan más las casas típicas japonesas que un hospital. Quizás también porque la semana pasada me acabé las dos primeras partes en la primera XBOX.

El movimiento tan suave de las cortinas que me gustaba del 2 aquí es más acartonados, aunque ahora al pasar los personajes por ellas la apartan con la mano.

Me han gustado los muchos detalles que hay en distintas localizaciones, como las cosas que hay dentro de los armarios y que solo puedes verlas si miras con la cámara.

Así que el motor gráfico se mantiene igual que en los otros y no enseña nada nuevo.

Movimientos

Los cuatro personajes que controlamos corren tan lentamente como los protagonistas de los anteriores Project Zero, pero ahora también son más lentos abriendo las puertas, además de que para coger un objeto hay que dejar apretado el boton A para cogerlo viendo como acercan la mano al objeto  y lo cogen, apareciendo a veces una mano fantasmal que te coge de la mano (y no hay objeto) y que tras ver esa misma escena hasta 20 veces durante el juego, cansa.

Seguimos teniendo un botón para correr, así no hara falta dejar una dirección del stick pulsada aunque esta vez debido a la vista en tercera persona situada detrás del personaje tendremos que sacudir el wiimote o el nunchaku para girar al personaje en vez de hacerlo con una pulsación del stick en esa dirección.

La Cámara Obscura se maneja prácticamente igual que en las anteriores partes, por lo cual me parece una verdadera chorrada el uso del Wiimote. El mando de la wii solo vale para mirar arriba o abajo, como si utilizasemos el stick derecho de la PS2 o XBOX  y para mirar a izquierda o derecha usaremos el stick del nunchaku.

Jugabilidad

Como ya he dicho hay cuatro personajes aunque a Madoka solo la controlaremos en el prólogo. Después tendremos 12 capítulos en los que jugaremos con Misaki, Kirishima o Ruka. Eso hace que la historia sea un cacao y cuando vuelves a controlar a otro personaje te quedes sin saber que hacer y no te acuerdes de lo que habías hecho hasta ese momento. Por suerte al principio de cada capítulo hay un mini-resumen pero que tampoco aclara mucho.

Otra de las cosas que se ha cambiado es la cámara, ya no tenemos una cámara con diferentes angulos, si no que tendremos la que se ha puesto de moda ahora en los juegos de terror, la cámara fija detrás del personaje. Eso para mi le quita algo de tensión, primero porque no ves que llevas un fantasma pegado a los talones a punto de atraparte, aunque lo escuches, y segundo porque sabes lo que vas a encontrarte delante.

El mando de wii tampoco le añade nada nuevo a la jugabilidad ya que como he dicho se ha sustituido el stick derecho por él.

Habrá un puzzle que nos dará quebraderos de cabeza y ese será el del piano en el que tendremos que tocarlo con el cursor del wiimote y a veces te pasas de largo.

Los fantasmas son facilisimos comparados con los de las dos primeras partes  y el enemigo final tampoco es muy difícil (si te haces enseguida con el puzzle del piano) siendo también el más fácil (y el del Project Zero 2 el más difícil). Y para liberarnos de ellos cuando nos atrapen tendremos que mover el mando de un lado a otro.

Ahora ya no se podrá mejorar la cámara con las piedras ni con los puntos que consigues matando a los fantasmas. Ahora los puntos que consigas podrás utilizarlos en la opción tienda de la pantalla de grabar partida para comprar más placas fotográficas o medicina. Esos puntos también valdrán para comprar trajes, accesorios y otras cosas cuando acabes la partida.

Ahora para mejorar la cámara se hará mediante unas piedras azules y rojas que iremos encontrando a lo largo del juego.

Fantasmas, Radio y llamadas telefónicas

Una de las cosas por las que me ha gustado el wiimote es por estas tres cosas y es que cualquiera de ellas sonará por el altavoz del mando.

Es cierto, el sonido del altavoz del mando no es muy bueno, y es por eso por lo que aún me gusta más, ese sonido a lata es perfecto para las voces de los fantasmas cuando los atrapas con la cámara, las cacofonías de las radios (solo he encontrado dos en todo el juego) y las distintas llamadas telefónicas del más alla.

Las Cámaras Obscura y la Linterna Obscura

Y es que esta vez no solo dispondremos de una cámara obcura, si no que dispondremos de dos de ellas (una Misaki y otra Ruka) y de una poderosa linterna que le da la madre de Ruka a Kirishima.

Al principio el conrol de la linterna puede hacerse un poco lioso pero cuando te haces con el control puede ser un arma muy mortifera. Y es que la linterna también posee los poderes de la cámara pudiéndola equipar con lentes.

Los tres son inventos de Kunihiko Aso el cual fue invitado a la isla después del “Día sin sufrimiento” para investigar sobre la cultura de la isla. Además de que estaba interesado en el material que se utilizaba en la máscara para la fabricación de la cámara ya que se decía que la “Máscara del Eclipse Lunar” era la conexión del mundo de los vivos con el mundo de los muertos.

Opinion

Sinceramente la historia del detective y la de Misaki me han sobrado y es que la verdadera protagonista del juego es Ruka la cual tiene mucho que ver con la historia de la isla. Misaki se apellida Aso, así que podría ser familia del famoso profesor investigador de lo paranormal.

Es el más flojo de los tres Project Zero que he jugado, pero aún así la tensión de estar todo el rato acosado por fantasmas sigue ahí, y eso me gusta.

La historia tampoco es tan clara como en los otros dos juegos y se ahonda muy poco en el pasado de la isla… Muchas veces no sabes quien es la Utsuwa del primer ritual que fracasó. Yo a veces me confundía con Sakuya. La historia se centra más en el pasado de Ruka y de los pacientes del sanatorio de Rougetsu.

Uno de los detalles que más me ha gustado es el nombre de las dos familias que sirven desde hace muchos siglos en el ritual, la familia Tsukimori y la familia Yomotsuki. Dos familias con la palabra Tsuki (), que significa luna.