Ya han pasado unos días desde la salida de esta nueva entrega del último reinicio de la saga Tomb Raider de mano de Crystal Dynamics, un reinicio que tuvo muy buena acogida y que cambiaba por completo la jugabilidad de los juegos de Core Design e incluso el anterior reinicio de las aventuras de Lara Croft, la trilogía Legends, Anniversary y Underworld, mejorando mucho las mecánicas del juego y, sobretodo, el combate.

Mucho estoy leyendo a los poseedores de XBox One de que se habla poco del juego porque no ha salido aún para PS4, sobretodo la prensa especializada. Hay gente que aún tenemos una Xbox 360 conectadas a nuestra tele y podemos jugarlo en ella ya que también ha salido en nuestra vetusta consola de anterior generación.

Esta versión está realizada por Nixxes, un estudio que realiza ports de Crystal Dynamics a otras plataformas y siempre de gran calidad. Y esta no es una excepción, el juego se mueve de maravilla, tiene unos efectos increíbles y hasta el pelo de Lara es mejor que en los Tomb Raider anteriores en PS3 y 360, incluso el pelo tiene un efecto parecido al TressFX que queda bastante resultón, eso si, con menos calidad y efectos.

En cuanto al juego es como la anterior entrega, pero se le han añadido muchas mejoras, o por lo menos en el modo superviviente, el nivel de dificultad más alto que deja elegir al principio del juego. Ahora ya no se regenera la vida automáticamente, si no que tendremos que recoger trapos y hojas para crear medicinas y utilizarlas para curarnos. De la misma manera también podremos crear flechas y flechas venenosas, además de cócteles molotov o bombas caseras cuando tengamos en nuestro inventario trapos y  en nuestras manos una botella o una lata.

La historia y la ambientación es quizás lo que menos me está gustando del juego, en esta aventura iremos tras los pasos de la historia de un profeta poseedor de un objeto capaz de dar la vida eterna, una historia que en parte me recuerda a Indiana Jones: En Busca del Arca Partida. El problema es que tras un 25% de juego que llevo solo he visto bases militares, algo que me recuerda al que para mi fue uno de los peores Tomb Raider originales, la tercera entrega… y es que prefiero tumbas o una ambientación más antigua como el primer juego y no zonas modernas. Quizás mejore más adelante, eso ya lo veremos.