No voy a mentir, los juegos de Compile Heart no son lo mio a pesar de haberlo intentado anteriormente con Omega Quintet y ver la cantidad de conversaciones que tenía para ser un JRPG, algo que, desgraciadamente, hacía que se pareciese más a una Visual Novel. Además de que es una compañía que sería el equivalente a una pequeña compañía de Eroge, la cual tarda en sacar un juego unos 4 meses.

Esta vez vuelvo a darle una oportunidad a Compile Heart con una de sus sagas más largas, Neptunia, y lo hago con un juego que salió en febrero y que yo me enteré ayer de que ya lo teníamos por nuestras tierras… tanto The Division y tanto tiroteo no es bueno para no darse cuenta de la salida de un juego de 7.

Mientras escribo estas líneas, tengo la partida del juego en el mapa y Neptune no deja de rayarme cantando o haciendo cualquier chorrada para que coja el mando y juegue de una puta vez… así que vamos a darnos prisa en escribir esto, que se está poniendo pesadita.

En un principio los Neptunia me atraen por el tema que tocan, videoconsolas vivas y nos encontraremos con consolas de varias compañías con el diseño de chicas. La verdad es que espero que Compile Heart se curre un poco más sus juegos, y aunque agradezca el fanservice que tienen todos sus juegos, no me gusta en grandes cantidades y sin una historia medianamente más trabajada.

Hay que decir que visualmente no es gran cosa y se nota que no es una compañía de las grandes, pero también hay que decir que es una compañía que le echa pelotas y ha sabido tirar hacía delante con juegos que solo saben hacer los japoneses y que hoy en día idolatran los amantes de lo retro, Neptunia es y será un juego muy japonés, así que vamos a darle otra oportunidad y a seguir con él.