Aurum sacó dos películas del Studio Ghibli para el salón del manga, una era Susurros del Corazón (Mimi Wo Sumaseba), la cual os recomiendo, y otra ha sido su última obra, Ponyo en el acantilado.

La verdad es que al empezar a verla ya hay algo que destaca, y es el fantástico colorido que tiene, igual que las películas de antaño del estudio. Y es que Ghedo Senki (Cuentos de Terramar) dejaba mucho que desear en ese aspecto (en mi opinión, claro está)

Historia

Sosuke es un niño de 5 años que vive con su madre Lisa en lo alto de un acantilado al lado del mar. Por las noches le gusta hacer señales luminosas a su padre que es marinero y que cada noche pasa por delante de su casa haciéndole también señales a su familia.

Un día que baja a jugar con su barco a la orilla del mar ve que en el agua hay un pequeño pez atrapado en un bote de cristal. Por lo que decide liberarlo y llevárselo a casa. Pero al romper el frasco se corta y el pez le chupa la sangre, por lo que milagrosamente se le cura.

Ya en su casa y habíendolo metido en un cubo de agua, como el extraño pez es muy blandito, decide llamarlo Ponyo. Los dos se hacen amigos e incluso Sosuke descubre que Ponyo habla. Pero el padre de Brunhilda (que así se llama en realidad) no está de acuerdo en que ella esté con los humanos, por lo que decide volver a buscarla.

Pero cuando ya está en su casa, Ponyo muestra unas terribles ganas de volver con Sosuke y empieza a transformarse en humana provocando en su huida un Tsunami en el pueblo de Sosuke que cubre todas las casas.

Opinión

Pues a mi me ha gustado. Puede ser infantil, pero sigue teniendo la magia de Ghibli y que no se yo si faltase Miyazaki o Takahata tendría este estudio… Eso sí, el diseño de Ponyo en su forma de pez es muy sencillo, pero aún así resulta.