Seguimos con este apartado para hablaros para un juego de Yuke’s Future Media Creation para PlayStation que publicó Squaresoft en el año 1998 y que no llegó a salir de Japón. Puede que si os digo Yuke’s no os suene de nada, pero si os digo que a día de hoy continúa haciendo juegos seguro que querréis saber a que se dedican.

Yuke’s empezó en el año 1995 con un juego de lucha libre también para la primera PSX llamado Toukon Retsuden, para sacar el mismo año otro juego de plataformas para el mismo sistema llamado Hermie Hopperhead – Scrap Panic, a lo largo de los años ha sacado juegos como Eretzvaju, más conocido en occidente como Evil Zone, Sword of Berserk para Dreamcast y otra entrega para PS2, Eve of Extinction para PS2 o las dos entregas de Rumble Roses, una para PS2 y la otra para XBox 360. Ah, si, también hicieron Buscando a Nemo para PS2, y la verdad es que la calidad gráfica del juego era increíble… aunque ya sabéis que yo con los juegos de animalitos…

Como he dicho, la compañía continúa haciendo juegos hoy en día y, desde el año 2000 se dedica a hacer juegos de lucha libre para la recientemente desaparecida THQ, suyos son los WWF, los WWE, los WWE Smackdown Vs Raw e incluso los UFC Undisputed, y solo para el mercado japonés y publicado por ello dos entregas de Wrestle Kingdom, lucha libre japonesa. A ver que pasa con el estudio ahora porque lo único que hacían estos últimos años eran juegos para THQ.

Bien, pues hoy os hablaré de uno de esos increíbles juegos de PSX y que no mucha gente conoce. El juego podría decirse que mezcla RPG con Hack’n slash, el problema de todo esto es que volverlo a jugar se hace complicado al principio por una sola razón, el girar la cámara al ser un juego que salió antes del primer DualSock, por lo que hay que olvidarse de girar la cámara con el stick derecho o al personaje con el izquierdo, eso sí, una vez acostumbrados todo irá bien. El control se hará con la cruceta y para girar cámara se usará L1 y R1, sencillo cuando lo dominas.

La historia nos llevaba a 1998 en el que unas extrañas explosiones se han ido sucediendo a lo largo del país falleciendo un catorce por ciento de la población japonesa. En el lugar de esas explosiones se elevan grandes pilares de fuego de hasta 150 kilometros conocidos como Gallan y el país es invadido por unas criaturas llamadas Yorigami, así que nuestros protagonistas tendrán que salvar el país.

El diseño de personajes de la mangaka Natsuki Sumeragi era una maravilla y contaba con una gran cantidad de protagonistas que podíamos ir controlando a lo largo del juego, la banda sonora corría a cargo de Hiroki Kikuta y la verdad es que es de las mejores que he escuchado en un videojuego, a la altura de la de NieR. Decir que Kikuta ha hecho bandas sonoras para otros juegos, como de Seiken Densetsu 2 (Secret of Mana), Seiken Densetsu 3,  Koudelka e incluso de Soul Calibur V, pero lo que más puede extrañar es que haya hecho también para eroge (juegos Hentai) japoneses.