El otro día fuimos a la Cartoixa de Santa Maria de Escaladei en el Priorat.Le hice unas fotos al Kendo en solitario, además de en compañía. Aunque por desgracia había una valla que separaba la entrada de la Cartoixa unos 200 metros o más…La visita que hicimos posteriormente al recinto fue muy interesante. No es que me guste la religión, pero si sus construcciones y esta está bastante bien.

Y esta vez no solo os pondré fotos del Kendo, si no que os explicaré un poco de historia de esta Cartuja (la que me acuerdo que nos explicó el guía)En esta cartuja, que se construyó en el Siglo XII, en principio vivían 12 padres cartoixans (cartujanos) con algunos hermanos y “els donats” (los donados), que eran gente del pueblo que se ofrecía una temporada para hacer trabajos, como labrar, cortar leña, cocinar, etc.

La orden de los Cartoixans era una orden en la que debían pasar una serie de pruebas para poder entrar en ella, por lo que debían ser bastante sabios los que entraban. Aparte de eso no se les permitía hablar y estaban encerrados en unas celdas, de las cuales solo salían para asistir a misas.

Si bien esas celdas eran más bien casas de unos 100 metros cuadrados con paredes, habitaciones, un pequeño huerto y un pequeño taller. Para la hora de la comida había una ventana que daba al exterior por el que se les servía. Pero esa ventana tenía un pequeño muro enmedio para que no pudieran cruzar ni la mirada.Esta es la celda que hay reconstruida para que se viese como era.

El único momento que tenían para hablar entre ellos y podían romper el voto de silencio era los domingos en los que se reunían a comer y se les daba 20 minutos para ello.Con el paso del tiempo y de los siglos fueron llegando más padres, por lo que primero se construyó otro claustro con 12 celdas más, hasta que en el Siglo XVIII se acabó con un nuevo claustro de 8 celdas, teniendo un total de 30

Como no, todo está en ruinas ya que los monjes huyeron y la gente arrasó el lugar incluso llegando a utilizar el material de la cartuja para construcción de hogares en el pueblo. En las paredes de la cartuja puede verse impactos de balines debido a la revuelta que hubo de la gente del pueblo.

Según una leyenda que nos explicó el guía, el Rey Alfonso II de Aragón decidió donar unas tierras a la orden de los Cartoixans, por lo que envió a un caballero a buscar  un lugar idóneo para la orden.Cuando llegó a esta zona se encontró con un pastor al cual le preguntó si conocía un lugar que pudiese servir, y el pastor le explicó que en esa zona había un gran pino que siempre que dormía debajo de él veía ángeles subir y bajar hacia el cielo por una escalera situada en la copa del árbol.Es así como la orden de los Cartoixans se instaló en la zona, a la cual se le llamó Escaladei, debido a esa escalera: Escaladei = La Escalera de Dios.Es un lugar espectacular de ver, con un silencio y tranquilidad maravillosas, solo roto por el canto de los pajaros.