Del viaje del 2007 tenía dos DVD’s llenos de fotos y de este año, a falta de grabarlas, prácticamente también.Así que tras ver varios libros de fotos de algunos amigos y conocidos, pensé en que sería buena idea hacer uno.Estuve el fin de semana pasado buscando información sobre estos libros, y la verdad es que es más fácil de lo que parecía: Descargabas un programa de la empresa con el que quieras hacerlo y maquetas las páginas como quieras que queden.Busqué información de tres casas en concreto: Fotoprix, Hoffman y SnappyBook. De los tres hablaban maravillas a pesar de ser libros «baratos» para aficionados (los precios de los libros para profesionales son mucho más caros y solo te los hacen si puedes demostrar que eres uno). Yo acabé decantándome por SnappyBook y maqueté las páginas con el Photoshop. 

Imagen maquetada en Photoshop

Imagen maquetada en Photoshop

Imagen en el programa de SnappyBook

Imagen en el programa de SnappyBook

Imagen en el libro

Imagen en el libro

De la pantalla al papel ha quedado fantástico, solo tengo quejas de que si ya el programa te cortaba un poco de las fotos, la máquina cortadora también te corta algo. Podeis verlo en las 3 imagenes fijándoos en la parte inferior, donde desde la maquetada en Photoshop, hasta la del libro, se ve el corte.Otro de los fallos es que las letras de la portada no salen centradas como debería salir, quizás porque el programa está diseñado para poner una portada en libros de 40 páginas (más o menos) y no de 80.Lo que si he de decir es que la calidad es impresionante. El tacto de las hojas es muy bueno, gruesas y como plastificadas, y es imposible dejar marcadas las huellas (si las dejas se limpian muy facilmente)La atención al cliente excelente, me contestaron enseguida a una duda y el libro tardo desde el lunes que lo pedí, hasta ayer jueves que lo recibí.Y el último fallo fue mio, pero es lo único que pude hacer. Al haber tantas fotos y querer ponerlas todas (todas las que me gustaban que eran muchas…), tuve que reducir el tamaño de algunas, y en algunas no se aprecia muy bien lo que hay fotografiado (sobretodo si es algún cerezo, se ve una masa blanca en vez de los pétalos). Aún a pesar de todos esos fallos, me ha encantado el libro.