Y lo siento mucho, pero esta vez debería haber sido verdad el título de la película y que finalmente John McClane hubiese muerto para así no seguir destrozando al gran policía que todos recordamos de las tres primeras entregas, e incluso de la cuarta, que a mi por lo menos me gustó.

Olvidaos del McClane superviviente soltando chascarrillos mientras se metía con los malos y sobrevivía a duras penas a los ataques de sus enemigos, ese McClane ya no existe, ni siquiera dice su frase más famosa: «Yippee ki-yay, hijo de puta«. Creo que en estos momentos John McTiernan tiene que estar dándose cabezazos contra los barrotes de su celda.

Historia

Cuando John McClane recibe información de que su hijo Jack ha sido encarcelado por homicidio estando en Moscú, decide tomarse unas vacaciones e ir a verlo. Lo primero que hará será montarse en un taxi con un pesado ruso cantarín para que lo lleve a los juzgados, lugar donde se celebra el juicio a Yuri Komarov, en el que su hijo testificará contra un político corrupto llamado Chagarin.

Pero justo cuando empieza el juicio y John se dispone a entrar, estallan unos coches bomba en el exterior del juzgado, Jack consigue sacar a Yuri de los juzgados y llevárselo en una furgoneta antes de que unos hombres armados entren matando a los supervivientes y buscando al señor Komarov, al parecer todo tiene que ver con un informe que quiere la CIA y que no le vendría muy bien a Chagarin que saliesen a la luz.

Es entonces cuando John está a punto de ser atropellado por su hijo, y tras una discusión, descubrimos que Jack es un espía y que intenta salvar a Yuri de Chagarin, y que gracias a John ha perdido los minutos que le eran necesario para que la CIA lo sacase de allí, es por eso por lo que, tras una intensa persecución, se quedará solo en la ciudad sin saber que hacer y con la única ayuda de su padre.

Opinión

Una película de la Jungla de Cristal (Die Hard) en la que Bruce Willis a pesar de ser el protagonista de la saga, las veces que sale apenas dice nada interesante ni coherente… es como si todo el peso de la trama relegara sobre su hijo y que el solo estuviese ahí, como bien dice unas 10 veces durante toda la película «de vacaciones», y salvo la primera persecución en la que es él el que decide, el resto de la película se centra más en Jack y en intentar hacer el chiste fácil entre los dos, chistes que esta vez están metidos con calzador y que no tiene gracia.

John McClane no sufre, apenas se le mancha la camisa de sangre, le dan de ostias y se parte el culo y sigue como si nada… Si no habéis visto la película creo que lo mejor será no leer a partir de lo que voy a decir ya que contaré algunas de las cosas que ocurren durante toda ella.

En un momento en el que tiene las manos con unas bridas, su hijo consigue liberarse, y de repente McClane ya tiene las manos sueltas. También he de decir que desde que van a Chernobyl es cuando lo veo menos creíble, mientras que sus enemigos van en casi todo momento con equipo de protección para la radiación, hasta el momento en el que usan un pulverizador que elimina la radiación, que si, que parece que hay un gel que se usa para eso, aunque no se si solo es para eliminar partículas adheridas, supongo que si fuese posible eliminarla de tal manera, ya sería habitable con seguridad. Otra es que a donde van, para mi, no tiene mucha pinta de central nuclear.

Lo último que puedo decir es que las persecuciones fueron hechas por Top Gear UK, y de esos me fío, lástima que el director fuese John Moore y no supiese rodarlo bien y que para colmo en una persecución de tanta duración y espectacularidad, no se vea ni a un puto coche de la policía intentar detenerlos, será que los rusos son lentos de reflejos.

Así que nada, está nueva entrega de la saga del policía más humano se convierte para muchos en Una Mala Peli Para Olvidar.

Eso sí, aquí os dejo lo mejor de la película, la modelo Yuliya Snigir que intrepreta a Irina, la hija de Komarov.