El viernes fuí a ver la segunda parte de Millenium, de la cual me esperaba que me gustase tanto o más que la primera, Los Hombres que no Amaban a las Mujeres.El problema es que no me ha gustado tanto como la primera, e incluso hay cosas que se hacen insufribles durante el visionado. La historia tampoco está mal, pero hay un giro no inesperado, si no innecesario y que resulta que es de lo que acaba yendo la película. Noomi Rapace sigue estando fantástica como Lisbeth Salander, aunque ya no es tan cabrona como en la primera parte.Otro seria la traducción del título original «Flickan som lekte med elden» que significaría «La chica que jugaba con fuego» por ese título tan largo e imposible… pero bueno, eso siempre ha pasado en España además de que ya viene del libro.La trama nos pondría con una Lisbeth Salander desaparecida después de los acontecimientos de la primera parte y que tras un año vuelve a Estocolmo para instalarse en un bonito apartamento que ha comprado con el dinero que consiguió.Durante ese año nadie ha podido ponerse en contacto con ella, ni siquiera Michael que la ha estado llamando ua vez por semana.Mientras tanto en las oficinas de Millenium, Michael Blomqvist y sus compañeros contratan a Dag, un periodista freelance que ayuda a su novia Mia en la investigación para un libro sobre trata de blancas de mujeres del este y en la cual están involucrados policias, jueces y muchas otras personas.Pero Dag es asesinado y los miembros de Millenium, sobretodo Michael, vuelven a estar en la mira de los medios de todo el país. Y por si fuera poco, el arma aparecida en la escena del crimen tiene las huellas de Lisbeth. Por lo que Michael intentará ponerse en contacto con ella ya que cree que ella no es la culpable del asesinato de Dag y Mia.¿Quién le habrá tendido una trampa a Lisbeth? ¿Quién es Zala? ¿Qué hace un clon de Poli Diaz, el Potro de Vallecas, en la película? ¿Porqué tiene esa cara Michael?Y es que es eso lo que no me ha gustado, parece que TODO tenga que ver con Lisbeth y es que… demasiadas casualidades.

Y por último hablaré del póster… ese pedazo de póster que se ha publicado en España, (¿Vuelvo a decir lo de los publicistas?) en el se puede ver a una Lisbeth Salander con un cigarrillo en la mano, pero es que mejor no ampliar la mano del cigarrillo ya que la resolución comparada con la cara es aberrante. O si no fijaros en ese collar, ¿No veís nada raro?

Eso pasa por utilizar la imagen de la portada original e intentar quitarle los restos de gasolina quemada de encima de la piel a Lisbeth, cambiarle la cara por otra y ponerle un logo de fondo. ¿Acaso no estaba bien el poster original?A veces Photoshop hace milagros, otros, aberraciones.