Otro de esos clásicos del cine que me he vuelto a ver y que me ha gustado tanto como la primera vez que la ví.El capitán Marko Ramius es el encargado junto a sus hombres de realizar las pruebas de un nuevo submarino llamado Octubre Rojo que puede ser propulsado silenciosamente y evitar ser descubierto por el radar.Pero en una reunión con el oficial enviado por el gobierno para supervisar las pruebas, Ramius lo mata haciendo parecer que ha sido un accidente.Su intención, según le dice a sus hombres es atravesar la red de radares de los Estados Unidos y lanzar un ataque nuclear contra ellos. Pero sus verdaderas intenciones no son esas, son desertar de la URSS y conseguir asilo político junto a sus oficiales en los Estados Unidos.Mientras, Jack Ryan de la CIA ha descubierto las verdaderas intenciones de Ramius y pretende ponerse en contacto con él antes de que el Octubre Rojo sea destruido.Muy buena película con buenos momentos de acción, tanto dentro, como fuera del Octubre Rojo. A eso hay que sumarle la actuación magistral de Sean Connery que incluso eclipsa el papel protagonista de Alec Baldwin como Jack Ryan.