Hoy he pasado de viciar y he decidido ver una película, tenía pensado verme alguna de las de Bourne, pero matadme o lo que queráis, vi la primera en el cine y no me pareció cosa del otro mundo, así que estaba entre Karate Girl de Rina Takeda y una surkoreana llamada Nameless Assassin.

Al final ha caído la película japonesa, solo por ver alguna de artes marciales y la verdad es que, a pesar de varios fallos de racord a lo largo de la película, de que me estaba durmiendo (ayer dormí pocas horas) y de ser la típica película de venganza, ver a Rina Takeda repartiendo ostias como panes y a Hina Tobimatsu, la cual tampoco lo hace nada mal.

Historia

En Oninawa, en la época de los samurais, existía un maestro de artes marciales llamado Shoujirou Kurenai el cual era invencible y era temido incluso por los samurais, los cuales no podían contra él ni siquiera blandiendo sus katanas.

Tatsuya Kurenai es el descendiente directo de Shoujirou, y entrena a sus dos hijas en karate, pero un día aparece en el dojo Shu Tagawa el cual quiere conseguir el legado del antiguo maestro haciéndose con su legendario cinturón negro. Kurenai se defiende de sus atacantes, los cuales no pueden alcanzarle, y justo cuando asesta un golpe a Shu, aparece Ryuji Mutou y le ataca por la espalda con una katana.

Shu consigue el cinturón a cambio de quedarse paralítico de por vida debido al ataque de Tatsuya, y secuestra a Natsuki, la hija pequeña, mientras que Ayaka parece estar muerta al lado de su moribundo padre, el cual consigue despertarla y, antes de fallecer, le dice a su hija que no deje que el verdadero cinturón, y legado de Shoujirou, caiga en malas manos.

En la actualidad Ayaka tiene 18 años y trabaja en un cine, cuando dos ladrones roban el bolso de una mujer, actúa por instinto y los derriba con precisos movimientos de karate dejando perplejos a la gente que está a punto de entrar al cine a ver una película. Por desgracia para ella, eso hace que el vídeo circule por internet como la pólvora y pronto llegue a Shu, el cual ha formado una organización terrorista que se dedica a enviar a mercenarios supuestamente entrenados en el Karate Kurenai a diferentes países.

Opinión

¿Y dónde están los fallos de racord que he dicho? Pues el más grave  es en la escena de un gimnasio en el que dos de los malos despachan a todos los alumnos del gimnasio antes de enfrentarse a Ayaka, cuando llega la hora de enfrentarse a ella, todos los cuerpos de los alumnos han desaparecido del suelo (hay alguna luz rara en la escena con focos y demás, así que no descarto que represente que pasa el tiempo antes de luchar, pero lo dudo)

Otro de los fallos es el de que Shu le da un golpe a uno de sus hombres y este cae desplomado desapareciendo posteriormente su cuerpo.

 

Aún así y como he dicho, me ha encantado la coreografía de las ostias de las dos protagonistas y del inglés Keith, un enorme karateka protagonizado por Richard William Heselton, el cual fue el primer extranjero en ser campeón de karate en Japón, además de ser fundador de su propio dojo. Eso sí, las coreografías y todos los movimientos de la película están hechos sin cable, y en las letras del final de la película se ven los entrenamientos para conseguirlo.

Lo curioso de Rina Takeda, a pesar de ser cinturón negro de karate es que fue la protagonista de High kick Girl!, de The Ancient Dogoo Girl, película del enfermo director de The MachineGirl y RoboGeisha y será también protagonista de la próxima  Dead Sushi, del mismo director.

Otra cosa es que, y sin venir a cuento, pero que seguro que a muchos les gusta, será que Ayaka luchará casi siempre con camisa y falda de colegiala, algo que hará que muchos esperen que se le vea algo debajo de la falda cuando pega la patada pero que realmente el movimiento de la misma con las patadas y movimientos de karate quedan de puta madre.

Pues nada, ahora tendré que verme la de High Kick Girl! y la de Kunoichi, aunque esta última tiene una pinta algo cutre.