Bueno, haciendo el tonto y algunas chorradillas sueltas, como un cono de obras de casi 2 metros de altura, un pulpo de peluche en la Torre de Tokyo, con una caja de correos a lo Metal Gear en la estación de Tokyo y “durmiendo” entre japoneses.Poco más se puede añadir a esta entrada, solo ver las fotos.