Soy una persona que le cuesta un poco coger el sueño, por lo que a veces echo unas partidas a la PS Vita, a la 3DS o me leo un manga en el móvil hasta que me entras ganas de dormir.

Tras terminarme el Danganronpa V3 de Vita decidí leer un manga en mangapark, la forma que siempre elijo uno es bien sencilla, género y gran número de capítulos, a veces alguno está sin terminar (como Komi-san wa Komyusho desu, recomendada al 100%) y otros con alguno que por su forma de lectura me dan ganas de dejarlos nada más comenzar.

Girls of the Wild es uno de estos últimos, primero de todo no es un manga si no un Webtoon surcoreano, pero habiendo leído cosas como el espectacular The Breaker, decidí darle una oportunidad y continuarlo hasta finalizarlo, lo cual hace que te entre una mala hostia de cojones por varias razones, así que algo de spoilers soltaré por aquí.

La historia va del Instituto Wild, un instituto en el que se instruyen a las mejores luchadoras del país y que este año pasa a ser una escuela mixta, pero el único chico que se inscribe es Jaegu Song, y una de las normas del instituto para conseguir mejores notas para las chicas es establecer una buena relación con él.

Jaegu Song es un chico que ha sufrido acoso escolar en sus días de colegio, es tímido y siente rechazo por el género femenino. Su padre murió y su madre huyó dejándolos solos, por lo que ha de mantener a sus hermanos gemelos pequeños que aún están en la guardería, su hermano Jaehyeong y su hermana Jaesom, para ello vive en una pequeña casa de alquiler y trabaja en un lava coches.

Su primer contacto en el instituto es con Dal Dal Choi, una chica que es capitana del club de Taekwondo y que no duda en acercarse a él para darle un beso y así conseguir mejorar sus notas. Por otro lado se encuentra a Moonyoung Lee, la capitana del club de boxeo y la mejor amiga de Ingui “Queen” Yoon, la mejor luchadora del instituto e hija de una de las familias más ricas del país con la que Jaegu tiene un encontronazo al ser pobre y tratarla como a un monstruo, tanto por su fuerza como por el uso que hace de su dinero.

Hasta aquí una historia típica de instituto que tanto hemos visto en el manga y que incluso sigue las mismas pautas pero que las abandona en algunos momentos para centrarse en otras cosas y que no vuelve al tema principal.

Jaegu es un debilucho, sufrió bullying en sus días de colegio y cuando aparecen sus antiguos compañeros que se aprovechaban de él, Daldal, la cual se ha enamorado de él y lo expresa abiertamente, y Moonyoung, lo entrenan para que participe en el torneo Wild en el que, a pesar de no tener experiencia en el combate, ha sido elegido por Queen para participar en él al ser esta la campeona de la edición anterior y poder elegir abiertamente una persona para participar.

Así que en 50 capítulos más o menos, Jaegu consigue vencer a su rival y ahí nos olvidamos ya de su entrenamiento para pasar a un tira y afloja y a un triángulo amoroso entre él, Daldal y Queen, en el que ves como Daldal se preocupa por él, le hace comida, va a su casa a cuidar de sus hermanos pequeños, mientras Queen solo lo mete en problemas y, en un principio, pasa de él.

Al final pasa lo que pasa, Queen se enamora de él, pasa de Daldal diciendo que no vuelva a su casa nunca más y no le prepare más comida, pasa también de igual manera con Queen, pero sin embargo sigue pensando en esta última cuando se marcha al extranjero mientras que la pequeña luchadora de taekwondo se aleja más y más de él, y que incluso el muy inútil tras ser esta secuestrada y ser el que consigue descubrir donde se encuentra dándole pistas a la policía, espabila por fin peleando como Dios manda y salvándola, decide largarse y que el nuevo amigo de la chica sea el que se lleve todas las medallas.

Dan ganas de darle de hostias, pero es algo que siempre pasa en este tipo de mangas, ya pasó en I”s con Itsuki, que el prota acabó con Moemi y pasará siempre. El personaje femenino que menos haga, será quien acabe con el protagonista. Al menos algo bueno tiene, la chica que más mola acaba librándose de sus gilipolleces.

Lo curioso es que hay muchos personajes femeninos, y que todos son mucho mejor que Queen, como Hyeshin Kim, la mayor rival de esta y perteneciente a otro instituto, desapareciendo de golpe de la historia, su hermano Hyesong Kim, el cual se convirtió en un hikikomori tras intentar ayudar a gente que sufría bullying y siendo él y su familia centro de los ataques de una banda por culpa de ello decide no salir nunca más de casa. También tenemos algunos secundarios que molan, como Inseong Yoon el hermano de Queen, los dos mayordomos de estos, Goseul Lee, una chica con gafas y coletas que se especializa en Wushu y que está demasiado desaprovechada… la lista es larga, pero nos lleva a lo de siempre: la que esté más buena.

Lo dicho, decepcionante al final, este webtoon tenía potencial, buenas escenas de pelea y un buen diseño de personajes… todo se ha ido a la mierda por acabarlo de forma tan absurda.