Ya han pasado unos días desde el 15 de Junio, día en el que la Tierra se metió entre el Sol y la Luna y le hizo sombra a esta última.

Como casi siempre que puedo, pillé la cámara de fotos y me fuí a probar mi 300 de Minolta con el eclipse, que aunque no es un bicharraco, tampoco salen mál del todo. Mi hermano por su parte, se fue a Salou a hacer también fotos desde allí.

Desde el 2007 que sigo con la misma cámara, y la verdad es que me está dando buenos resultados para ser la primera réflex de Sony… la α100. De momento estoy contento con ella, pero quizás algún día la sustituya por otra de sus hermanas más modernas.En un principio fue difícil verlo, y a la hora indicada no se veía la luna por ninguna parte, pero poco a poco se fue viendo una silueta rojiza en el cielo la cual era prácticamente imposible de fotografiar por la poca luz que emitía. Poco a poco fue aclarándose hasta verse completa.