28 agosto 2007

Agobiado de tanto Akihabara la noche anterior decidí que buscaría en la guía algún otro sitio de Tokyo que pudiesemos ver. El barrio elegido fue Ueno.

Ueno

Nada más entrar al parque pudimos ver la gran cantidad de vagabundos que lo poblaba.

La verdad es que teníamos un plano que cogimos a la entrada del parque, y aunque en principio íbamos mirándolo acabamos yendo a nuestra bola.  Acabamos viendo un templo y el lago Shinobazu con las típicas barcas con forma de patos.

Mientras estábamos parados en un sitio, Óscar le hizo una foto a un cartel y se le acercó un vagabundo, el cual le explicó en inglés lo que ponía. Es curioso que los vagabundos sepan más inglés que cualquier otra persona de la calle.

Cuando acabamos de visitar el parque nos fuimos a dar una vuelta por Ameyayokocho, un barrio donde todo el mundo intentaba vender sus artículos a gritos, muy divertido y bastante gente.

Entonces decidimos que podíamos pasarnos por Akasaka e ir al Restaurante Ninja a hacer las reservas para la cena de la noche. Dimos una vuelta por los callejones del barrio buscándolo, hasta que decidí entrar en un Cyber para mirar el mapa que tienen en su página Web. Por fin con el mapa pudimos encontrarlo,  estaba en la esquina de un edificio y solo se veía un pequeño logotipo al lado de una puerta pequeña. Intentamos entrar por otro sitio, pero estaba todo cerrado.

Así que, sin hacer reservas, después nos fuimos a… Si, lo habéis adivinado… Akihabara.