24 agosto 2007

Por fin volvíamos a Nikko y había ganas de ver ese maravilloso paisaje.

Fuimos a la estación de autobuses y cogimos uno que nos llevo por las curvas de Iroha hasta llegar a la parada del Yumoto Onsen junto al lago Yunoko, en lo más alto.

Después de un rato deleitándonos con el maravilloso paisaje del lago con las montañas de fondo, decidimos bajar por un sendero que bordeaba el lago.

Al final de ese sendero nos encontramos la catarata Yutaki, un maravilloso salto de agua.

Y después nos dirigimos a la parada de autobús a coger un bus que nos llevaría hasta el lago Chuzenji, donde estaba la catarata más famosa de todas, la Kegon.

Después de ver esa catarata comimos en uno de los puestos que había por allí y volvimos a coger el autobús que nos dejó abajo en el pueblo.

Allí dimos una vuelta por el pueblo y por fin cogimos el tren hasta Tokyo.