12 agosto 2007

El Hotel

Ya en el hotel procedimos a que nos diesen las habitaciones que teniamos reservadas enseñándoles el papel que nos habían dado en la agencia. Con tanto viaje no sabía donde los había metido, así que tarde un poco en encontrarlos.

La recepción del Hotel era pequeño pero muy acogedor y limpio, las sonrisas y la amabilidad de las chicas muy correcta, y a pesar de no hablar inglés te atendían muy bien.

Cuando ya teniamos las llaves de las habitaciones subimos a ducharnos y quedamos para ir a buscar algún sitio donde comer.

Ya en la habitación Óscar y yo nos pusimos a investigar y a probarnos los yukata que habían sobre las camas.

La habitación era pequeña, con una neverita y con un cuarto de baño prefabricado y con los famosos W.C. automáticos (que no dudamos en probar, la verdad)

Hotel

Hora de Comer

Cuando ya estuvimos listos fuimos a buscar un lugar donde poder comer. Y en la calle es cuando hicimos primer contacto con los semaforos de la estación de Kyoto los cuales tenían como melodía una famosa canción japonesa llamada “Torianse” (通りゃんせ)

Vimos algún restaurante pero por la hora que era ya estaban cerrados, así que nos acercamos a un Konbini (Supermercado 24 Horas) Seven-Eleven que había cerca del hotel y compramos un par de bandejas de Sushi (bastante bien de precio y muy buenas) y nos volvimos al hotel a comer. Nuestra habitación era la más grande de las dos, así que desde entonces aquel sería nuestro comedor particular.

Familiarizándonos con el Barrio

Después de comer, una vueltecita por el barrio para saber que es lo que teniamos cerca. Un Mc Donalds, un Konbini Lawson (después descubrimos que habían más), una exposición de Osamu Tezuka en la estación y el Porta, un centro comercial subterraneo en la plaza de la estación de Kyoto, recomendado en días calurosos para pasar de un lado a otro de esa plaza, se agradece el aire acondicionado que tienen. En esa plaza está la estación de autobuses y bastantes taxis, además de la Torre de Kyoto, buen punto de referencia por si te pierdes en la ciudad.

El Porta tiene varias entradas en la plaza e incluso están preparadas para ciegos. Cuando te acercas a ellas suena un pitido para avisarte.

Porta

Cerca de la estación de Kyoto podemos encontrar el Templo Higashi-Honganji, pero como ya eran más de las 18:00 PM estaba cerrado. La siguiente foto está echada desde la puerta del templo, puede verse que está en la calle paralela a la Torre de Kyoto, el edificio del fondo con todas las ventanas iguales es la estación.

El templo es inmenso, con una puerta de acceso grandiosa y espectacular de madera y con un canal de agua a su alrededor donde puede verse alguna carpa.

Higashi-Honganji

El barrio que hay enfrente tiene calles muy típicas japonesas con cables cruzando la calle por todos lados, e incluso cerca del Higashi-Honganji podemos encontrar algo que forma parte del mismo templo, aunque este separado, y que descubrimos al día siguiente y que se trataba de unos jardines que se llaman Shosei-en.

La Puerta del fondo son los jardines

Después de visitar el barrio, volvimos al hotel y cenamos otra vez comida comprada en el Seven-Eleven. Nos despedimos hasta el día siguiente y Óscar y yo nos fuimos a dar una vuelta nocturna por el barrio en busca de Fanta de Uva, pero en la primera máquina expendedora de bebida pensando que sabría igual, me compré una Sapporo de Uva, que tampoco estaba mal para ser cerveza.

Después de un buen rato sentados bebiendo fanta de Uva, viendo pasar los coches y charlando, volvimos hacia el hotel por los callejones traseros de los pachinkos. Es allí donde encontramos otra fanta rara, la Fanta Melón.

Anécdota: Por uno de esos callejones oscuros se nos pusieron detrás unos japoneses que salían de un pachinko cuando estábamos grabando con la cámara de video. Tenían una pinta que no veas y la típica voz japonesa de pandillero. Cuando llegamos al semáforo que nos llevaba al hotel se fueron hacia otro lado.

Después de eso y con el cansancio acarreado durante el vuelo y el resto del día, nos fuimos a dormir al hotel.

Entrada Original: http://master-hunters.blogia.com/2009/010701-cronicas-de-un-viaje-a-japon-dia-01-kyoto-.php