Solo hay dos hombres capaces de acertar en el mismo blanco con todas las balas de su arma metiéndolas por el mismo agujero, y esos son Marion Cobretti y Ryo Saeba.

Sylvester Stallone, uno de los grandes del cine de acción de los 80 junto a Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis y que recientemente está volviendo a hacer películas de acción «como las de antes» con sus nuevas partes de John Rambo o Rocky Balboa y su último megapeliculón Los Mercenarios.

Pero aparte de la trilogía del sufrido ex-boina verde o del campeón de boxeo, Sly también tienen otras películas que merecen la pena volver a ver por lo menos una vez en la vida, y una de ellas es Cobra.

Historia

En una ciudad donde se suceden los crímenes uno tras otro, una secta empieza a asesinar a los más débiles para crear un nuevo orden donde solo viva el más fuerte.

En uno de los asesinatos que están realizando, Ingrid, una modelo que pasaba por la zona ve la cara del asesino conocido como el «Carnicero Nocturno» y antes de que le puedan hacer daño, huye.

Pero los asesinos apuntan la matrícula de su vehículo y gracias a una de ellos que trabaja en la jefatura de policía logran dar con la modelo e intentan acabar con ella.

Es entonces cuando el mejor agente de policía (y más odiado por algunos) conocido como Cobra y perteneciente a la brigada conocida como los Zombies, un escuadrón que se utiliza sólo en casos en que la única solución sea la violencia, entra en escena y tendrá que proteger a la testigo mientras intenta averiguar quien está detrás de los crímenes.

Opinión

Espectacular, como casi cualquier película de acción de los 80.

La película tiene unas cuantas de esas frases que se te quedan marcadas a fuego en la memoria, tales como: «El crímen es una enfermedad y yo soy el remedio» o «Aquí es donde termina la ley y empiezo yo.«

Decir que supieron aprovechar muy bien a Brigitte Nielsen (posteriormente, a mi la tía esta me asustaba un poco…) la cual en esta película estaba espectacular y se marcaron una sesión fotográfica en la que podíamos ver a la actriz con diferentes trapitos.

Una película, que si echáis de menos el cine de acción de los 80 no deberíais dudar en ver, sin tanto efecto especial y sin tanto héroe medio amariconao. Aunque claro de esta época también tenéis John Rambo y Los Mercenarios, que sin ser grandes películas, lo son a su manera, grandes películas de acción y curiosamente las dos de Stallone.

Aunque si queréis también tenéis una del grandísimo Bruce Willis, La Jungla 4.0, que la historia sera una mierda, pero solo por oírle decir algunas frases a John McClane ya merece la pena verla.