Si hay una saga que me gustaba de pequeño, esa era la de los Cazafantasmas, viéndome su primera parte más de 10 veces seguidas con la consiguiente rotura de la cinta de video.

Por suerte apareció una segunda parte que nos alegró a todos los jovenes que disfrutamos de su primera parte, que aunque este por debajo de la primera parte, sigue teniendo una divertida historia con muy buenos momentos.

Si sacasen una tercera entrega ahora mismo, no se como sería recibida por la crítica, ya que una vez vistas las dos otra vez se nota hacia que publico estaban dirigidas y por supuesto, la juventud de ahora teniendo magos tontos, vampiros maricas y demás fauna del cine actual, dudo mucho que supiesen aceptar ese humor absurdo que destila la saga y tuviese éxito.

Cazafantasmas

Peter Benkman, Eagon Spengler y Ray Stantz son tres parapsicologos que trabajan en la universidad de Columbia de Nueva York.

Mientras que Eagon y Ray se dedican a investigar fenómenos paranormales, Peter se dedica a investigar la mente humana. Pero justo cuando consiguen visualizar el fantasma de la Dama Gris en la biblioteca pública, les echan de la universidad.

Pero mientras intentan buscar una solución y ven que cada vez hay más apariciones, deciden montar su propio trabajo para capturar a los fantasmas, los “Cazafantasmas“.

Al principio nadie les toma en serio, solo una clienta llamada Dana a la que, estando en su piso ha visto como en el frigorífico aparecía un extraño animal y una voz que decía “Zuul“.

También reciben un encargo del Hotel Sedgewick donde un fantasma no para de destrozarlo todo. Esa es la primera aparición de “slime“, la primera vez que Venkman es moqueado y el primer fantasma que atrapan recibiendo posteriormente más llamadas de nuevos clientes.

Por ese motivo y por la gran carga de trabajo deciden poner un anuncio en el periódico buscando personal y presentándose para el trabajo Winston, el cual les dice que si le pagan, creerá en fantasmas y en todo lo que ellos quieran.

Muy pronto, Dana y su vecino son poseídos por Gozer, pasando a ser La Guardiana de la Puerta y el Guardián de las Llaves, preparados para recibir al Dios destructor.

Cazafantasmas II

¡Han vuelto!

5 años después de destruir al muñequito de los Marshmallows, los Cazafantasmas vuelven a estar sin trabajo y todavía están esperando que el ayuntamiento les pague el último trabajo que hicieron para la ciudad, destruir a Gozer el Gozeriano. Aunque también estuvieron apunto de destruir Nueva York.

Esta vez Egon tabaja en una universidad investigando las reacciones humanas, Ray tiene una tienda de objetos del mundo del ocultismo y trabaja como animador en fiestas de cumpleaños junto a Winston y Venkman tiene un programa propio en televisión sobre el mundo de lo paranormal.

Dana, la cual después de separarse de Venkman se casó y tuvo un niño al que llamó Óscar, vuelve a sufrir un suceso paranormal al ver como el cochecito donde va su hijo empieza a moverse solo y a esquivar coches parándose justo cuando va a ser arrollado por un autobús por lo que va a ver a los antiguos cazadores de fantasmas para que investiguen si ocurre algo en su casa.

Después de investigar la casa de Dana y ver que todo está bien, deciden ir a la primera avenida donde ven que se registra una gran actividad paranormal y deciden abrir un agujero en plena calle.

Con eso descubren un enorme río de “mocos” el cual está a punto de engullir a Ray. Asi que por ese motivo son detenidos y juzgados, retirándoles el equipo y prohíbiendoles volver a ejercer la profesión. Pero cuando el juez está hablándoles en un tono muy elevado, la muestra de mocos que cogió Ray empieza a reaccionar y aparecen dos fantasmas que han de atrapar no sin antes ser declarados inocentes, siendo este el regreso de los Cazafantasmas.

En el museo donde trabaja Dana, se está preparando una exposición de Vigo el Cárpato donde se expone, junto a otros objetos, un cuadro el cual dice Dana que parece observarla mientras trabaja y que pronto descubren que debe estar relacionado con los sucesos.

Opinión

Pensé que después de verlas después de tantos años no me gustarín y que las películas habrían perdido toda su frescura, pero tras su visonado he de decir que he vuelto a disfrutar de ellas como un enano. El guión a veces puede resultar un poco tonto debido a sus chistes fáciles y absurdos, pero es eso lo que hace de estas películas algo que para mi merece la pena.

Los efectos especiales, para ser películas de los años 80 no estaban mal, aunque me gustaban más los de la primera parte por su realismo, como la bibliotecaria, conocida como la “Dama Gris“.

Decir que si realizan una tercera parte, Bill Murray ha dicho que solo aparecerá haciendo algún cameo, una lástima, ya que si los cuatro eran los Cazafantasmas, sin el se perderían los mejores chistes.