Después de ver el trailer de esta película me decidí a verla ya que me había dejado buen sabor de boca. Tenía pinta de ser un thriller policiaco al más puro estilo «El silencio de los corderos«.

En parte me ha gustado ya que no trata el tema de siempre en thrillers japoneses, los Yakuza, pero por otra hay cosas que las veo desaprovechadas y con un final que no le hace justicia.

El director de esta película es Makoto Tezuka, el cual, a pesar de llevar haciendo cine desde finales de los 70 no he tenido el gusto de ver ninguna de sus otras películas (y eso que también dirigió OVAS y una  película de animación de Black Jack de Osamu Tezuka).

El porque dirigió una película de Black Jack es bien sencillo, y es que es el actual propietario de Tezuka Productions y por supuesto, hijo del conocido Dios del Manga, Osamu Tezuka.

Historia

Asuka es una joven modelo a la cual, después de no encontrar un sitio para dormir esa noche, le presentan a Kazumi, una ex-modelo a la que la ha dejado su pareja, Mari y la cual tiene espacio en su piso.

Después de tres días viviendo en casa de Kazumi, en el barrio Tokyota de Shinjuku, en pleno Kabuki-cho, Asuka presencia un horrible asesinato desde la ventana que esta ocurriendo en un hotel al otro lado de la calle. Se esconde detrás de las cortinas pero antes es vista por la asesina.

Al poco tiempo llega Kasumi a casa y ve a una aterrorizada Asuka, la cual le explica lo presenciado por lo que deciden llamar a la policía.

La policía entra a la habitación donde se ha cometido el asesinato y ven una escena horripilante, el cadáver de un hombre atado por pies y manos a la cama, con rosas clavadas en los ojos y con las tripas fuera. La única pista, una marca de carmín negro en el cuello de la víctima y algunas cosas que relacionan el crimen con el vudismo.

El encargado de investigar los diferentes asesinatos será el detective Shunsuke, al cual su superior le pedirá que vaya a visitar a un experto en vudú, un ex policía que estuvo trabajando en diferentes casos en los Estados Unidos.

Opinión

Me ha gustado porque no es una película típica japonesa, con unas escenas de los crímenes muy bien realizadas (el torso de mujer en una caja está muy bien hecho)Lo peor de todo de la película es que no le pongan protección policial a ninguna de las dos protagonistas las cuales han presenciado el crimen, y para colmo la foto de Asuka se publica en un periódico.

Y como esa unas cuantas cosas más. Una chica que huye de una escena del crimen y no investigan, unas piernas mutiladas de la primera victima que aparecen en la cama de un personaje y tampoco investigan.

Aún así me gusta como esta dirigida la película y me gustaría ver alguna otra película de imagen real de este director.

Como curiosidad está el tema del flamenco con la inclusión de una escena de un tablao flamenco al principio de la película y posteriormente con las clases de flamenco de Asuka.

Reika Hashimoto, la actriz que encarna a Asuka, es hija de una japonesa y un americano con raíces españolas, eso explicaría el porque la actriz baila flamenco en la película (aunque también es sabido que a los japoneses les gusta la cultura española)